Liderazgo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4066 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Se nos ha dicho repetidamente que vivimos en una época de crisis. Uno tiene la sensación, entre personas de los llamados "ricos" países, de una sutil resistencia a estas historias acerca de los efectos de esta presente crisis. Mientras el mensaje enviado por la clase política es que la crisis pasará y todo estará bien de nuevo, las dudas inquietantes permanecer en la mente de muchos.

Sinembargo, algo más alarmante parece estar ocurriendo. Los pilares del sistema son frágiles como nunca antes: la compañía de seguros más grande del mundo (AIG, que opera en cien países), así como los principales bancos en los EE.UU., el Reino Unido y en otros lugares, necesitan ser rescatados. Estas instituciones masivas, tan incrustadas en el sistema internacional, se parecen ahora más a pequeñasempresas que a fiadores del sistema mismo. Antes encarnaban la estructura operativa de "confianza" que apoyaba el sentido de estabilidad de la gente. Esa confianza está ahora profundamente dañada, y ya no se sabe de que o en quien es conveniente depositar la confianza.

La restricción en el crédito, el encarecimiento del petróleo y el fuerte ajuste en el sector de la construcción nos han llevado ala actual crisis económica, con seria desaceleración económica, inflación y crecimiento preocupante del desempleo.

La crisis económica estadounidense tuvo su origen en las hipotecas “subprime”, que son aquellas que se concedían a clientes con escasa solvencia, o con pocas garantías de que pudieran hacer frente al pago de sus cuotas. En un mundo globalizado como en el que vivimos, “elvirus subprime” nacido en Estados Unidos y sus consecuencias han encontrado las vías perfectas para conseguir crear una gran infección en todo el sistema financiero mundial. Los bancos que promocionaban las hipotecas “subprime” necesitaban más dinero para poder continuar ofreciendo dicha clase de préstamos hipotecarios. Para ello los introducían en productos estructurados que vendían a otrasentidades financieras y así obtenían nueva liquidez con la que podían continuar realizando sus actividades y concediendo nuevas hipotecas subprime. El virus de las hipotecas subprime ha conseguido enfermar al sistema financiero a nivel mundial y provocar una crisis económica internacional de consecuencias catastróficas.

En esta época de escándalos empresariales, ampliamente publicitados, el libro deChris Lowney nos ayuda a mirar de una forma diferente algunos de los valores que sostienen el liderazgo en los negocios y en la vida misma.
Chris Lowney revela los principios que han permitido a los líderes jesuitas conducir una de las más longevas, más innovadoras y más globales instituciones religiosas a lo largo de 450 años. Lowney es un ex-sacerdote y exejecutivo del banco de inversión JPMorgan.

¿Por qué han prosperado los jesuitas? ¿Por qué siguen prosperando? Esa es la pregunta clave que el autor, actualmente consultor de la Catholic Medical Mission Board de Nueva York, intenta responder. Según Lowney, los jesuitas abandonaron un estilo ostentoso de liderazgo y se centraron en cambio en los cuatro valores que son el fundamento real del liderazgo:

 Conocimiento de sí mismo, oentender uno sus fortalezas y debilidades.
 Ingenio para responder a nuevos retos y situaciones.
 Amor, o hacer de las necesidades de otros prioridad.
 Heroísmo, o tomar riesgos personales para lograr objetivos más amplios.

Ignacio de Loyola y sus seguidores han adoctrinado a sus estudiantes para que pudieran ganar. Han enseñado líderes capacitados que en palabras del mismoLowney, "entienden sus fortalezas, sus debilidades y sus valores, y tuvieron una visión del mundo, abrazaron el cambio y se adaptaron a un mundo cambiante, trataron a los demás con amor y con una actitud positiva, y se fortalecieron, proporcionándoles ambiciones heroicas".

En retrospectiva, la innovación más visionaria e influyente de los jesuitas era casi obvia e inevitable, dice Lowney. Antes...
tracking img