Lite!

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2726 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
COBARDE

Raudo el buque navega. En la toldilla
fuma impasible el capitán negrero.
por la abierta escotilla
sube murmullo ronco y plañidero,
que el sollozo semeja
de mil bestias humanas;
Es el ébano vivo que se queja 
al dejar las llanuras africanas.

Y mientras gime abajo el cargamento,
y a merced de las olas y del viento,
navega el barco por la mar bravía,
que nos relate el capitánun cuento,
pide a voces la audaz marinería.

¿ Una historia pedís? Ahí va la mía,
el negrero exclamo: Si por mi alarde 
de arrojo temerario habéis creído,
que cual valiente soy, valiente he sido,
¡ Grande fue vuestro error! Yo fui un cobarde.

Yo fui cobarde, sí porque yo amaba
con la ternura de la edad primera,
a una mujer que infame me engañaba,
y la amaba frenético, la amaba
comoama a sus cachorros la pantera.

No sé si su adulterio o mi cariño
la hicieron concebir un tierno niño,
más se que entre la madre y el hijuelo
tanta dicha gocé, tanta ventura,
que a deciros verdad me figuraba
que casi comprendí lo que era el cielo.

Breves fueron mis cándidos amores,
breve mi dicha fue, breve mi calma,
y al saber la traición de los traidores
sentía el infierno de loshorrores,
dentro del corazón, dentro del alma.

A mi rival deshice a machetazos
y antes de herir a la que impía
rompió de amor los bendecidos lazos,
el arma se detuvo, que en los brazos
de la mujer culpable sonreía
el pequeño débil e inocente,
y no quise manchar su tersa frente;
y, de pueril ternura haciendo alarde,
por no dejar sin madre al pequeñuelo,
¡ A la infiel perdoné como un cobarde.!

LA CAIDA DE LAS HOJAS 
¡Matrimonio feliz! miran dichosos 
correr por el jardín a sus dos hijos, 
son de plata sus risas infantiles 
y son de oro sus rizos 
que vuelan agitados por los aires. 

Descansan, luego un grito provocador 
y el juego se reanuda 
con más entusiasmo y más ahínco. 
Algunas veces el uno en brazos del otro cae. 
¡Cómo se quieren los dos niños! 

Ella esfresca, robusta y apiñonada, 
él, es un tanto pálido y raquítico, 
pero ambos son iguales en amarse, 
iguales en su eterno regocijo, 
iguales en bondad y hermosura, 
iguales en espíritu. 

Una mañana, cuando alegres ambos correteaban, 
fueron sorprendidos por una extraña visita, 
era un lejano tío, médico de gran fama, 
que al llamado del padre fue solícito, 
porque le despertabansobresaltos, 
la delicada complexión del niño. 

El médico lo toma entre sus brazos, 
lo examina, lo ausculta 
y sus carrillos besando con ternura 
lo autoriza a continuar el juego interrumpido. 

Jugaban a ocultarse, 
la hermanita había hecho en la alcoba su escondrijo 
y en tanto su hermanito la buscaba, 
ella escuchó el pronóstico del tío. 

-Amarga es la verdad 
y me lastima tener quedecirla, 
pero es preciso, 
este dulce calor de primavera 
defiende su organismo, 
le hace bien el aroma de las flores 
y de los ramajes el oxígeno, 
¡Ah! pero a la caída de las hojas 
cuando esos tilos 
la calzada alfombren de hojas secas, 
tened resignación, morirá el niño! 

Pasó la jubilante primavera, 
pasó el fecundo y caluroso estío, 
a las primeras rachas otoñales 
aquel serenfermizo 
demostró que el doctor no se engañaba, 
fue perdiendo los bríos para jugar, 
mostrando desaliento, 
al comer era nulo su apetito, 
y una triste mañana 
ya su lecho abandonar no quiso. 

Los padres permanecen largas horas 
contemplando a su pálido enfermito, 
que es el ser de su ser, 
que es toda su alma. 
¿Toda? ¿ Y la niña? 

El otro ser querido 
que adora con pasión aldulce hermano, 
¿Qué es de su alma de niña, lo mas íntimo? 

A este recuerdo se preguntaron ambos 
¿Dónde está la niña? ¿Dónde se ha ido? 
que no acude a las voces del enfermo 
que la extraña y la llama casi a gritos? 

Va la madre en su busca 
y la encuentra vagando en el jardín 
bajo los tilos, 
en los troncos apoya una escalera, 
y con el rostro abatido, pero con el paso firme ...
tracking img