Literatua romana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 30 (7301 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
UNIVERSIDAD METROPOLITANA
DE CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN /

Depto. de Castellano

APUNTES: LITERATURA ROMANA IMPERIAL

CURSO DE LITERATURA GENERAL II
PROFESOR: ORLANDO VIDAL L.

Literatura Romana del Periodo Imperial

Luego de una serie de guerras civiles, posteriores al asesinato de César, y la tensión política que por años soportó el Imperio, con la victoria de Actium (2 deseptiembre del 31 A. de C.), Cesar Octaviano, se ve libre para pacificar e instaurar un nuevo orden de estado. Esta acción significó la pérdida de las libertades republicanas, pero al mismo tiempo se tradujo, en un primer momento, en un sentimiento de dicha fervorosa gratitud. Octavio recibe del Senado el título honorífico de "El Augusto", nombre que por siempre llevará como parte del suyo.
Lareformas de Augusto no se limitaron al plano político y social, por el contrario, coparon la vida espiritual y moral de los ciudadanos: "Los romanos deberían aprender a trasladar todo el sentido de la tradición de su gran pasado a los nuevos tiempos. Y esto era ante todo una misión de la literatura. Bajo su égida Roma fue por primera vez el centro literario y artístico del viejo mundo".(Bieler: Historia de la Literatura Romana, pp. 176).
Es la poesía, no la prosa literaria ni los otros géneros literarios que cultivaron los escritores romanos, la que alcanza la cima. Poesía que no se asimila con facilidad al lector moderno debido sobre todo a su formalismo y fuerte carácter cortesano, aunque este carácter es sólo parcial (entendiéndolo como el arte al servicio del soberano). AsíAugusto nunca perdona a Ovidio por su Arte de amar que significa la negación radical de la renovación moral que él exigía, y, de alguna manera la obra de Ovidio representa la poderosa corriente subterránea de sensualidad que contrasta con el período.

El esfuerzo por una forma perfecta hace que los romanos de ese entonces sacrifiquen la substancia poética, aunque ellos, lo mismo que a los latinosde hoy, la forma les decía mucho más que a nosotros, acaso demasiado, para nuestro gusto. Los poetas de la época de Augusto se hallaban doblemente lastrados: por el antiguo formalismo de la literatura romana y por la artificiosidad de la versificación alejandrina. Comparado con esto, su estilo es más fluido y su técnica menos pesada que sus modelos: Mas ambas características son comunes aotras grandes creaciones poéticas; la Alejandrina, la del Renacimiento italiano y el drama clásico francés.
Para el que posea un oído a propósito, hay en estas composiciones sentimiento y experiencia profunda, aunque dominada y contenida, como correspondía al espíritu de los nuevos tiempos. Contrasta con una poderosa tendencia latente de sensualidad (en algunos de los epodos de Horacio, y, sobretodo, en las elegías amorosas). Pero esta poesía, al contrario de lo que pueda pensarse, esta poesía está también magistralmente elaborada.
Sólo es parcialmente cierto que estemos en presencia de un arte cortesano. Claro es que Augusto estimula y promueve conscientemente la literatura. Hombres que disfrutan de su confianza, como el que se convirtió en el proverbial Mecenas, pero también otrosque se encuentran al margen de la política, como M. Valerio Mesala, llegan a ser el centro de círculos literarios. El templo de Apolo sobre el Palatino, abierto por Augusto en el año 28 a. de C., poseía una importante biblioteca pública; su imagen de culto era Apolo, señor de las musas, dios de la luz y del orden, dominador de la serpiente Pitón, se transforma en el símbolo de Augusto y en ladeidad protectora de su casa.
Augusto reconocía por su parte lo que le favorecía una gran literatura; pero se hacía cargo también de que, para servirle de verdad, debería ser literatura auténtica y, en consecuencia, libre dentro de su ámbito. Nada es tan significativo a este respecto como el que uno tras otro todos los poetas declinasen la exigencia de cantar directamente a Augusto, sin que...
tracking img