Literatura - los 4 increíbles - ricardo mariño

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (998 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los cuatro increíbles
Ricardo Mariño

“Los cuatro increíbles” de Ricardo Mariño. En El héroe y otros cuentos. Alfaguara Infantil. 1996. © Ricardo Mariño Ilustraciones: Mónica Pironio Diseño detapa y colección: Campaña Nacional de Lectura Colección: “Las Abuelas nos cuentan” Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología Unidad de Programas Especiales Campaña Nacional de Lectura Pizzurno 935.(C1020ACA) Ciudad de Buenos Aires. Tel: (011) 4129-1075 campnacionaldelectura@me.gov.ar - www.me.gov.ar/lees República Argentina, Reimpresión 2007

n épocas muy remotas y en un lugar lejano sucedióque un Rey cayó enfermo. Para curarse, los médicos le recomendaron que antes de una semana bebiera agua de la Gran Cascada, lo único que lo podía sanar. De no hacerlo en ese tiempo, aseguraron,irremediablemente moriría. Pero la Gran Cascada estaba a muchas jornadas de camino a través de las montañas, por senderos inaccesibles para los caballos y las mulas. Sólo un corredor superdotado podríallegar hasta allí en el tiempo requerido. El Rey dio a conocer un bando, con el que mandaba a llamar a los hombres más rápidos del reino. A quien realizara la hazaña en el menor tiempo le prometía unagran recompensa. Uno de los que leyó el anuncio fue Godofredo el Veloz, y ni bien terminó de leer salió hacia el castillo del Rey. En el camino encontró a un hombre que estaba de rodillas en el suelo,aplicando su oído a la tierra. –Hombre, ¿qué estás haciendo? –le preguntó Godofredo. –Estoy escuchando el ruido que hace una plantita a punto de nacer. –¿Tan poderoso es tu oído?

E

3

–¡Ya locreo! Me llaman Todo Oídos. –Entonces por qué no vienes conmigo al castillo. ¡El Rey está enfermo y nos necesita! Caminaron juntos un rato hasta que se detuvieron ante una mujer que estaba mirandohacia las montañas. –¿Qué estás mirando? –le preguntaron. –Miro la cúspide de la montaña: allí hay un águila cuidando su nido... –¿Tan poderosa es tu vista? –No es el águila la que me llama la atención...
tracking img