Literatura venezolana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (952 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La muerte de Honorio, de Miguel Otero Silva
Las condiciones de su escritura
Miguel Otero Silva, escritor y periodista, durante muchos años fue también un militante político, con todo cuanto esosignifica en un país de dictaduras. Pero en este caso, él no sólo no fue actor de los hechos relatados , sino ni siquiera un testigo presencial. Así, este libro es el más profesional de los cuatro aquíreseñados : usando su experiencia periodística, Otero Silva recoge el testimonio de varios opositores de la dictadura que cayeron en manos de la policía y fueron sometidos a tortura.

En estesentido, el libro parte del mismo principio, o si se quiere la misma actitud del de Abreu. Pero como Otero Silva no está relatando experiencias propias, debe extremar su rigor : se pone detrás delgrabador, y recoge palabra por palabra el testimonio. Como se verá luego, el resultado es falso.
La imposible literatura
Lo más terrible de la tortura, decía Albert Camus, no es tanto la destrucciónfísica como la quiebra moral de quien cede al dolor y debe vivir despreciándose el resto de sus días. Es esto lo único que pueda decirse sobre el tema. Es imposible hacer literatura. Y es imposible por unasola razón: la tortura es indecible. Por lo tanto, quienes se han atrevido a escribir sobre ella, se han reducido a dar testimonio, sea propio o ajeno.
Testimonio o silencio : lo demás seríaindecente. Un escritor de raza como André Malraux, escribió, con El tiempo del desprecio, uno de los libros más impresionantes sobre los tormentos nazis : no hay allí una sola descripción de tortura en losnueve días pasados por Kassner en la cárcel. Pero el aura de terror que recorre de punta a punta el libro, nos hace saltar cuando en una celda lejana, Kassner escucha en la noche un alarido. Sólo esorompe el silencio de Malraux. Lo demás, debe repetirse, sólo puede ser testimonio. Lo es descarnado, sin afeites, fotográfico y terrible, en Pocaterra y en José Vicente Abreu. Lo es de la misma...
tracking img