Literatura y realidad de la sociedad argentina

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1903 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
TRABAJO PRÁCTICO DE LENGUA
MONOGRAFÍA:
LITERATURA Y REALIDAD DE LA SOCIEDAD ARGENTINA

Alumna: Daniela Gaitán
Instituto La Salle Florida
3ºB C.A.D.
2007
Profesor: Miguel Santos

IDEA:
Mi monografía tratará de cómo se encuentra hoy por hoy la sociedad argentina, haciendo hincapié en las relaciones cotidianas, en el egocentrismo delcual nos alimentamos cada vez con mayor intensidad y de la forma en que el contexto político-cultural nos prohibe crecer.

TESIS:
¿Realmente somos los argentinos atrozmente encantadores o encantadoramente atroces?

CUERPO:
Somos catalogados de narcisistas, egocéntricos y pedantes. Sí, los argentinos (y sobre todo los porteños) estamos vistos como personas ventajeras yno siempre agradables; es el concepto innato de aquellos que dicen haber tratado con más de uno de nosotros. Ahora bien, ¿es una característica real o un simple mito?
Marcos Aguinis, en su libro El atroz encanto de ser argentinos, nos dice que “se la conoce como viveza criolla, pero es la viveza argentina frecuentada por todas las capas psicosociales y extendida a la totalidad delterritorio nacional, aunque en sus comienzos haya predominado en Buenos Aires.” Entonces hablamos también de cierta aceptación por parte nuestra. Los argentinos comprendemos que es visto por muchos como un “gran defecto colectivo”, y sin embargo nos regocijamos de ser así. “Desborda capacidad para encarar cualquier iniciativa y asumir cualquier trabajo, por encumbrado o difícil que sea. Ningún obstáculoresiste su sagacidad”, nos dice el autor a la hora de justificar la picardía que podemos encontrar dentro de la viveza y es ahí en donde se desliza la duda: ¿somos en verdad esos personajes intolerables y petulantes, o tenemos un costado frágil que escondemos detrás de esa máscara y nos hace seres queribles y agradables?
Despectivamente, en Argentina “se habla desde hace siglos de turcos,tanos, gallegos, rusos, bolitas, paraguas y yoruguas”, nos dice Rolando Hanglin cuando nos hace saber que, para los ingleses, nosotros somos argies. Y defiende: “es un bonito apodo”. Somos cancheros, vivos y agrandados, y se nos condena por eso. ¿Realmente lo somos? ¿No será que hablamos de un patriotismo o nacionalismo profundo y sentido, que a la vez nos avergüenza? Tal vez Argentina sea un paíssumamente contradictorio y esa sea la razón principal por la que no podemos entrar cómodos en ninguna clasificación.

El punto de partida que podemos tomar es la vida cotidiana, la rutina: allá donde vayamos, siempre vamos a ser mejores. Siempre “la tenemos clara” y nuestras anécdotas son más interesantes. No sabemos ceder un ápice en las conversaciones y tenemos un rechazo al oído propio:necesitamos ser escuchados, pero no nos nace inquietud sobre lo que nuestro interlocutor tiene para decirnos. Marcos Aguinis nos invita ir al fondo del asunto: “El vivo es un ateo perfecto, porque no cree en nada. Es escéptico y pesimista a ultranza. Aparenta muchas ideas, pero no se juega por ninguna”. Complementa Julio Mafud: “En lo único que cree (en el caso de creer) es en él mismo”.¿Cuántas veces ha sucedido estar contando algo, cualquier cosa que sea, y verse interrumpido por alguien que tiene en su haber un hecho similar pero más heroico aún? Mario Mactas lo describe con simpleza y genialidad, en su libro Monólogos Rabiosos: “Es muy común oír cómo se citan. En radio, en discursos, en televisión, en conferencias, en la calle:
- Como yo siempre digo…”
Estamosfrente a un severo caso de lo que llamaremos Complejo de Inferioridad Colectivo. O también Complejo de Anonimato. Mario Mactas acota: “Supongo que se trata de una hebra de fascismo, una pizca de inferioridad y otra de soberbia, y, en fin, la cara desagradable del provincialismo vestido de vanidad canchera: somos únicos”. Es sencillo: cada uno de nosotros pretende ser el gran protagonista de una...
tracking img