Literatura y una calificacion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2662 palabras )
  • Descarga(s) : 16
  • Publicado : 20 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Bisturí

Por: Alejandro De Hoyos Lechuga

Tal vez el mundo no te devuelva lo que entregues, quizás el karma en realidad no exista, o puede ser también que la mujer tan amada y bella que recibió tu encanto y la perdida total de tu alma, envejezca en una estatua con otro pecho ajeno al tuyo, pudiera ser entonces que el perro acobijado por tus cuidados, te ladre y te huya en cualquierinstante cual pinchazo a su dolor, pero el señor Von Trova, jamás te negara su risa al momento de entregarle tu grito en un cálido viernes de luna.
I
Lo triste de la ciudad de Derry, es únicamente el apagón de un sol que promete luz tenue disfrazada de esperanza, sólo una tristeza acongoja el vómito del silencio de un pueblo sin fronteras, sin espacios, sin alguna prohibición, ¿qué más limitantespodría tener un prisionero de talones abiertos por un delgado bisturí, utilizado 98 veces? Repentinamente demasiados. La ciudad te escucha si tu grito es por comida, la ciudad se ríe si tu gracia es por el clima, la ciudad se embriaga si tu vino es para todos, pero sin duda alguna te lavará los ojos con manzanilla y yerbabuena si volviste por canciones, te hundirá en la boca sus crucifijosastillados y sus hojas de plátano ardientes si tu regreso es con miedo.
Para Cristina los juegos de ligones, papalotes y papel mojado se habían convertido en motivaciones burdas utilizadas por los padres; comenzó por sacudir sus sandalias, ajustar sus listones, sopletear sus uñas y caminar más despacio que lento, y más lento que su silla. Su infancia fue dura, recuerdo que en la época de guerra, su madreen el apogeo del embarazo la utilizó como escudo para martirizarse ante los Kázous, después de nacida consiguió aferrarse a los ventiscos de la vida sin dejar de mover sus brazos, sus dedos, su cabeza y su cintura. ― ¡Quedo inservible! ― diría mi madre, y así lo fue, no sirvió más que para que su conducto sexual apoyara la lujuria de 55 hombres con tatuajes de sol en su piel, y sudores esfuerzosimpregnados para siempre. ― Debería darle gracias a Dios por no poder quedar embarazada― comentaba Eurídice, la señora de la nieve así como que no queriendo que la escuchen.
II
― ¡¿Qué fue lo que miraste?! ― gritaba un hombre.
Sollozando, la mujer atrapada rasgaba el adobe seco del corral, hasta quebrársele la uña del anular izquierdo.
― ¡Solo Dios sabe de donde vendrá esta mujer! ― Seindignaba la del fondo.
― El fuego es su dios, y le entrará como lombriz en el lodo ― Exclamaba la de en medio.
― ¡¡¡Los pedazos que unen a esta asesina deben ser crucificados!!! ― Gritaba desesperado el del machete.
Y por un instante de excitación, Idalí Sainz Lazondo quedo sepultada entre su sangre, su uña y su cabeza rendida ante sus pies. Fue un hecho que quedara grabado en mis entrañas, unacontecimiento que 99 cabezas podridas de tradiciones olvidaran con rezos, excepto una, la de mi ingenua Cristina.
III
Como un huevo de pascua… así lucia Idalí la tarde en que la vi llegar. Y se seguía pareciendo día con día a esa metáfora que acabo de mencionar, ya que cada tarde era una búsqueda entre arbustos y terrones para encontrar a la moribunda de Idalí, sentirme como un niño y ganarles a losdemás por la compañía de un tesoro único era mi objetivo. Pero ella no debía de haber espiado en la del fondo de la calle, no, en todas las casas menos ahí, yo sabia que algo malo ocurriría pero me bañe de lodo para que mi madre me azotara con la baqueta de mi padre y así olvidar la punzante culpa que aun me retuerce.
La pus de mis venas ensanchadas y lo rojo que se tornó mi piel después de micastigo y la adición de un nueva educación llamada “el ocote de fuego en mi muñeca” no me impidieron escuchar las risas, las risas y los cantos, las carcajadas, el crujir de las copas, las risas de nuevo y un grito esperado, Derry sabia lo que significaba, pero yo aun no, no conocía su significado debido a mi resbaladizo cerebro y a sus neuronas afiladas, lo juro, no lo sabia, no sabía que Eva...
tracking img