Literatura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 365 (91125 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Delta de Venus

Anaïs Nin

Bruguera Libro Amigo 643

Título original: Delta of Venus

Traducción: Víctor Vega

© 1969 by Anaïs Nin

© 1977 by The Anaís Nin Trust by arrangement with Gunther Stuhlmann, author's representative

© 1978 by Editorial Bruguera S. A.

7ª edición: Agosto de 1983

Diseño de cubierta: Mario Eskenazi

Edición digital de Elena Laura y Urijenny

ÍndiceAnaïs Nin 4

Prólogo 5

El aventurero húngaro 11
Mathilde 16
El internado 25
El anillo 27
Mallorca 30
Artistas y modelos 33
Lilith 50
Marianne 55
La mujer del velo 63
Elena 69
El vasco y Bijou 116
Pierre 144
Manuel 160
Linda 162
Marcel 175

Contraportada 188

Anaïs Nin

Nació en París en 1903, hija del compositor Joaquín Nin. Residió en Barcelona hasta 1914, fecha en quese trasladó, junto con su madre, a New York. De regreso a París, trabó amistad con Henry Miller y con Antonin Artaud. Fue discípula del psicólogo Otto Rank y se dedicó también a la danza. Falleció en Los Angeles en 1977.

Otras obras de la autora:

D. H. Lawrence: An unprofessional study

Ladders to fire

House of Incest

A spy in the house of love

Cities of the interior

Seductionof the minotaur

Collages

The novel of the future

Prólogo (1)

(1) Adaptado del Diario de Anaïs Nin, volumen III.

(Abril de 1940)

Un coleccionista de libros ofreció a Henry Miller cien dólares mensuales para que escribiera cuentos eróticos. Era como un castigo dantesco condenar a Henry a escribir cuentos eróticos a dólar la página. Henry se negó, porque en aquel momento su humorera totalmente opuesto al rabelaisiano, porque escribir por encargo constituía una ocupación castradora, y porque escribir con alguien mirando por el ojo de la cerradura arrebataba toda espontaneidad y todo el placer a sus aventuras, plenas de imaginación.

(Diciembre de 1940)

Henry me habló del coleccionista. A veces almorzaban juntos. Le compró un original y luego le sugirió que escribieraalgo para uno de sus viejos y ricos clientes. No podía decir mucho acerca de él, salvo que estaba interesado en los relatos eróticos.

Henry empezó alegremente, en broma. Inventó historias salvajes de las que nos reímos juntos. Se entregó a ello como si fuera un experimento; al principio le resultaba fácil, pero al cabo de poco se hartó. No quería usar el material que había planeado incluir enel libro en el que estaba trabajando, por lo que se vio condenado a forzar su inventiva y su talante.

Nunca recibió una palabra de agradecimiento de su extraño patrón. Podía ser natural que no quisiera revelar su identidad, pero Henry empezó a atosigar al coleccionista. ¿Existía realmente aquel patrón? ¿No irían destinadas aquellas páginas al propio coleccionista, para alegrarle su melancólicaexistencia? ¿Eran uno y otro una misma persona? Henry y yo discutimos este extremo largamente, hicimos conjeturas y nos divertimos.

En este punto, el coleccionista anunció que su cliente estaba a punto de llegar a Nueva York, y que Henry se reuniría con él. Pero la reunión nunca llegó a celebrarse. El coleccionista se mostraba pródigo en sus descripciones de cómo enviaba los originales porcorreo aéreo y de lo mucho que costaban, pequeños detalles para añadir realismo a sus proclamas en favor de la existencia de su cliente.

Un día quiso un ejemplar dedicado de Black Spring.

–Creí haberle entendido que él tenía ya todos mis libros firmados –objetó Henry.

–Es que ha perdido su ejemplar de Black Spring.

–¿A quién debo dedicarlo? –preguntó Henry, inocentemente.

–A un buenamigo; con eso bastará. Y firme con su nombre.

Pocas semanas más tarde, Henry necesitaba un ejemplar de Black Spring y no encontraba ninguno. Decidió pedir prestado el del coleccionista. Fue a su oficina, y la secretaria le rogó que esperase. Empezó a mirar los volúmenes de la librería y descubrió un ejemplar de Black Spring. Lo sacó y resultó ser el dedicado al "buen amigo".

Cuando llegó el...
tracking img