Literatura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 62 (15426 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Introducción al análisis estructural de los relatos
Roland Barthes
En Silvia Niccolini (comp.), El análisis estructural. Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, 1977. Traducido por Beatriz Dorriots Título original: “Introduction à l’analyse structurale des récits”. Communications, Nº 8, 1966 Fue publicado por primera vez en castellano por Editorial Tiempo Contemporáneo en el volumenAnálisis estructural del relato.
Los números entre corchetes corresponden a la paginación de la edición impresa.

[65] Roland Barthes*

Introducción al análisis estructural de los relatos

Innumerables son los relatos existentes. Hay, en primer lugar, una variedad prodigiosa de géneros, ellos mismos distribuidos entre sustancias diferentes como si toda materia le fuera buena al hombre paraconfiarle sus relatos: el relato puede ser soportado por el lenguaje articulado, oral o escrito, por la imagen, fija o móvil, por el gesto y por la combinación ordenada de todas estas sustancias; está presente en el mito, la leyenda, la fábula, el cuento, la novela, la epopeya, la historia, la tragedia, el drama, la comedia, la pantomima, el cuadro pintado (piénsese en la Santa Úrsula de Carpaccio),el vitral, el cine, las tiras cómicas, las noticias policiales, la conversación. Además, en estas formas casi infinitas, el relato está presente en todos los tiempos, en todos los lugares, en todas las sociedades; el relato comienza con la historia misma de la humanidad; no hay ni ha habido jamás en parte alguna un pueblo sin relatos; todas las clases, todos los grupos humanos, tienen sus relatosy muy a menudo estos relatos son saboreados en

Roland Barthes nació en Francia en 1915. Se graduó en letras clásicas en la Sorbona; ejerció allí la docencia y también en Rumania, Egipto y nuevamente en París, en la École Pratique des Hautes Études, donde si publica la revista Communicaions, órgano teórico del análisis estructural y semiológico. Ha publicado: El grado cero de la escritura(1953), Mitologías (1962), Racine (1963), Crítica y verdad (1966), El sistema de la moda (1967), S/Z (1970), Sade, Fourier, Loyola (1971), El placer del texto (1973)
*

2

común por hombres de cultura diversa e incluso opuesta1: el relato se burla de la buena y de la mala literatura: internacional, transhistórico, transcultural, el relato está allí, como la vida. Una tal universalidad del relato,¿debe hacernos concluir que es algo insignificante? ¿Es tan general que no tenemos nada que decir de él, sino describir modestamente algunas de sus variedades, muy particulares, como lo hace a veces la historia literaria? Pero incluso estas variedades, ¿cómo manejarlas, cómo fundamentar nuestro derecho a distinguirlas, a reconocerlas? ¿Cómo oponer la novela a la novela corta, el cuento al mito, eldrama a la tragedia (se lo ha hecho mil veces) sin referirse a un mo[66]delo común? Este modelo está implícito en todo juicio sobre la más particular, la más histórica de las formas narrativas. Es pues legítimo que, lejos de abdicar toda ambición de hablar del relato so pretexto de que se trata de un hecho universal, haya surgido periódicamente la preocupación por la forma narrativa (desdeAristóteles); y es normal que el estructuralismo naciente haga de esta forma una de sus primeras preocupaciones: ¿acaso no le es propio intentar el dominio del infinito universo de las palabras para llegar a describir «la lengua» de donde ellas han surgido y a partir de la cual se las puede engendrar? Ante la infinidad de relatos, la multiplicidad de puntos de vista desde los que se puede hablar de ellos(histórico, psicológico, sociológico, etnológico, estético, etc.), el analista se ve un poco en la misma situación que Saussure, puesto ante lo heteróclito del lenguaje y tratando de extraer de la anarquía aparente de los mensajes un principio de clasificación y un foco de descripción. Para limitarnos al periodo actual, los
1

Este no es el caso, recordémoslo, ni de la poesía, ni del...
tracking img