Literatura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (583 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Borges y el minotauro

En este post, para el blog, pretendo analizar dos poemas de Jorge Luis Borges: “Laberinto” y “El laberinto” (Borges, Jorge Luis, “El elogio de las sombras” (1967), Obrascompletas, Buenos Aires, Emecé, 2005), relacionándolos con un cuento del mismo autor, titulado: “La casa de Asterión” (Borges, Jorge Luis, “El Aleph” (1949), Buenos Aires, Emecé, 2000,).

Bien, sepanque encontrarán que en los tres textos hay un mismo tema como eje estructurante, el mito del Minotauro, narrado desde diferentes lugares. En “Laberinto”, impera la voz de un “alguien” externo quedescribe el laberinto y le habla a un hombre que cayó allí “No habrá nunca una puerta. Estás adentro”. En cambio, en “El laberinto”, la narración es hecha por un “mancebo”, que se haya en el laberinto a laespera del encuentro con el “Otro”, donde encontrará su fin. En última instancia, en “La casa de Asterión”, quien narra es el monstruo (humanizado a través de la escritura), que espera ser muerto porsu “redentor” (Teseo).

En “Laberinto” hayamos un laberinto de repetición, de senderos que se bifurcan, de dobles, de infinito (temas recurrentes en los tres textos, y porque no decirlo en laliteratura de Borges), “que tercamente se bifurca en otro, que tercamente se bifurca en otro”; allí tenemos un sitio en donde no existe el monstruo, en donde prevalece la nada, donde el laberinto es unespacio inmenso, enorme, como el universo. El uso de la negación repetitiva y la no existencia del monstruo, muestran la imposibilidad, para el que está dentro de él, de escapar, de ser libre (lalibertad es otra de los temas que se problematizan en los textos).

En contraposición, en “El laberinto” y en “La casa de Asterión”, si bien los narradores son distintos, ambos saben que se librarán de larepetición y de la soledad del laberinto. Puesto que tanto el “mancebo”, que se considera prisionero “(…) las paredes de piedra que me cercan (…)”, como el monstruo, que no se considera como tal...
tracking img