Literatura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1285 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
COBACH Ext. Rubén Vizcaíno Valencia

Literatura I

Profesora: Dulce Hernández

Cuento: Hable ahora o calle para siempre

Samantha Mendoza Morales

Grupo 333

Tijuana, B. C., a jueves 27 de Octubre de 2011

Horacio pensativo, acariciándose la cabeza como si acabara de despertarse. Se pasaba los de dedos entre el cabello, cuando al mismo tiempo se la mentaba porhaber obtenido cierta fortuna. Camino a casa Eurídice manejó ya que Horacio sólo sintió con la cabeza cuando ella preguntó si quería que ella manejara, él sólo dijo “estoy un poco cansado”.
Horacio durante el camino sólo escuchaba, pensaba y de vez en cuando sonreían discretamente antes los comentarios y felicitaciones que recibía por mensajes de parte de sus amistades. [tic (en repetidasocasiones); play]
[Me mata,
Me mata,
Me mata tu mirada, ¡me mata!]
Sonaba en el estéreo del carro canciones que tentativa e intencionalmente su futura mujer trataba de escoger para levantarle los ánimos un poco y que el recorrido a casa no fuera tan opaco y serio.
“¿Cómo te sientes?” preguntó Eurídice sonriendo y volteándolo a ver como tratando de sacarle una sonrisa de contagio, comentario quefue hecho después de quince minutos de silencio y faltando todavía la mitad para llegar a casa.
[Me traes de la cabeza,
Me llevas de la nariz,
Me tienes loco, re loco… muy loco pero feliz.]
“¡Eh!... ¡ah!... ¿mande?” Respondió más que distraído Horacio.
“¿Que cómo te sientes Horacio?” preguntó con mucho entusiasmo.
“! Ah!... con un baño me repongo Eurídice, sólo estoy un poco sucio.”Respondió Horacio.
“! Sí Horacio!” casi gritando de felicidad respondió. “eso será suficiente. ¿No estás emocionado por nuestra boda?
“ Sí… no hay nada que un buen baño no pueda quitar de un ser humano” respondió Horacio de una manera muy somnolienta.
Llegaron a casa y Horacio se fue directo al baño.

Horacio permaneció en el baño por más de tres horas repitiendo una y otra vezlas mis acciones, dándole su respectivo tiempo a pensar de todo un poco y nada mucho: su futura vida que podría vivir (felizmente confundido); en sus sentimientos, en sus logros, metas, ideales y pasiones. Todo le parecía tan lúgubre, tan confuso… lleno de brisa y de ideas que iban y no venían.
Cuando decidió salir del baño fue por tres principales cosas: llegaron sus amigos parallevárselo a comer algo ligero que tuviera ese vacío estomacal que no era precisamente por comida; porque ya había pensado mucho en la situación rascándose el mentón y el cachete; y porque se había entumido de estar sentado en el retrete. Dentro del baño de algo se había dado cuenta y lo había atacado como a alguien que lo asecha la mismísima muerte y considera que todavía no es tiempo paradejarse tocar. Se sintió claustrofóbico del mundo…
Llegó el momento de la ceremonia, el evento del día que todos esperaban (menos Horacio ya que le preocupaba un poco más el que podría pasar). Horacio ya esperaba a Eurídice en el altar de un jardín que buscaron lo suficientemente tranquilo y bonito para que dos personas contrajeran vidas y siempre lo pudieran recordar pero ese lugarella lo decidió, Horacio sólo asintió con la cabeza cuando ella entusiasmada le platico de ese lugar redundando hasta en el más pequeño detalle y rincón del lugar.
Cuando ella llegó ya con los ojos cristalinos llorando de amor y de alegría que Horacio le producía por haber respetado el compromiso de estar ahí y no dejarla plantada en el altar y de ser producto de un amor que a ellase le desbordaba por cada uno de sus poros. Ella caminaba entre tambaleante por los nervios y entre el orgullo de tener tanto sentimiento que le tenía a una persona. Ella pensaba que tenía al mejor hombre por pareja y que jamás se separarían, ni la misma muerte como la historia que iba tras su nombre. La ceremonia fue linda con discursos conmovedores para algunos e inexistentes para los...
tracking img