Literatura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 204 (50761 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Un Grito Desesperado
Carlos Cuahutémoc Sánchez

Un Grito Desesperado

Carlos Cuahutémoc Sánchez

CONTENIDO
Cap. 1 Cap. 2 Cap. 3 Cap. 4 Cap. 5 Cap. 6 Cap. 7 Cap. 8 Cap. 9 Cap. 10 Cap. 11 Cap. 12 Cap. 13 Cap. 14 Cap. 15 Cap. 16 Cap. 17 Cap. 18 Cap. 19 La metamorfosis El robo del portafolios Documentos excepcionales Asalto a la escuela Tres pasos para la superación plena Alboroto en el aulaLa escala de gente prioritaria El sistema emocional Abrazo fraternal Sólo cinco leyes Ley de ejemplaridad Ley del amor incondicional Ley de las normas de disciplina Las normas de la familia Yolza Ley de comunicación profunda un grito desesperado Reencuentro Ley del desarrollo espiritual Prólogo en el epílogo

Página 2 de 98

Un Grito Desesperado Introducción Con amor incondicional, dedicoeste libro a las tres mujeres que me dan la motivación para escribir y la inspiración para vivir:

Carlos Cuahutémoc Sánchez

IVOHNE

SHECC1D

SAHIAN

Página 3 de 98

Un Grito Desesperado

Carlos Cuahutémoc Sánchez

1
LA METAMORFOSIS
Amor: He dado vueltas en la cama intentando abandonar la vigilia inútilmente. Hace unos minutos salí a rastras de entre las cobijas buscando pluma ypapel. Escribirte es el último recurso que me queda en esta fiera lucha por controlar mi torbellino mental. Ignoro a qué me dedicaré mañana, ni si tú seguirás siendo profesora, ni si tendremos el ánimo para continuar viviendo aquí, ni si alguna vez recuperaré la confianza en la gente como para volver a dar un consejo de amor. Lo único que sé es que mañana, cuando amanezca, no podré volver a ser elmismo... Ésta es la primera noche que pasamos en casa después de la tragedia. Es el punto final de una historia escrita en tres días de angustia, incertidumbre y llanto. Sé que tú fuiste la protagonista principal del drama, pero ¿te gustaría saber cómo se vio el espectáculo desde mi butaca? Estaba impartiendo una conferencia de "relaciones humanas " cuando fui interrumpido por la secretaria.—Licenciado —profirió antes de que me hubiese acercado lo suficiente a ella como para que los asistentes al curso no escucharan—. ¡Su esposa! ¡Acaban de hablar del Hospital Metropolitano! Tuvo un accidente en el trabajo. —¿Cómo? —pregunté azorado—. ¿No será una broma? —No lo creo señor Yolza. Llamó una compañera de ella. Me dijo que un alumno la atacó y que es urgente que usted vaya... Salí de la salacomo centella sin despedirme de mis oyentes. Subí al automóvil con movimientos torpes e inicié el precipitado viaje hacia el hospital. No vi al taxista con el que estuve a punto de chocar en un crucero, ni al autobús que se detuvo escandalosamente a unos milímetros de mi portezuela cuando efectué una maniobra prohibida. ¿Cómo era posible que un alumno te hubiese atacado? ¿No se suponía que erasprofesora en uno de los mejores institutos? Estacioné el automóvil en doble fila, bajé atolondradamente y corrí hacia la recepción del sanatorio. Reconocí de inmediato a tres empleadas de tu escuela sentadas en las butacas de espera. Al verme llegar se pusieron de pie. —Fue un accidente —dijo una de ellas apresuradamente, como para eximir responsabilidades. —El joven que la golpeó ya fue expulsado—aclaró otra. —¿La golpeó? ¿En dónde la golpeó? Las profesoras se quedaron mudas sin atreverse a darme la información completa. —En el vientre —dijo al fin una que no podía disimular su espanto. Cerré los ojos tratando de controlar el indecible furor que despertaron en mí esas tres palabras. Por la preocupación que me produjo el hecho de saber que podías estar herida me había olvidado de lo másimportante, ¡Dios mío!: ¡que estabas embarazada! —¿Fue realmente un accidente? —pregunté sintiendo cómo la sangre me cegaba.
Página 4 de 98

Un Grito Desesperado

Carlos Cuahutémoc Sánchez

—Bueno... sí —titubeó una de tus amigas—. Aunque el muchacho la molestaba desde hace tiempo... De eso apenas nos enteramos hoy. No quise escuchar más. Me abrí paso bruscamente y fui directo al pabellón...
tracking img