Literatura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (373 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Una fábula, una de sus últimas novelas y una de las que más tiempo lo ocupó. Publicada por primera vez en 1954, obtuvo el premio Pulitzer, pero aunque depositó en ella las mayores esperanzas,tratándola con el mimo y el celo que se ponen en aquellos proyectos que se intuye, darán el golpe definitivo, la hecatombe, el caso es que no ha tenido la consideración, ni de lejos, como una de las cumbresde su literatura. Es más, es una de esas novelas que ofrecen pólvora abundante para cargar los proyectiles y encender la mecha y que caiga Faulkner con todo su pedestal hecho trizas.
"Un regimientofrancés ha hecho algo..., ha hecho o ha dejado de hacer algo que un regimiento que está en primera línea no debe hacer o dejar de hacer y como resultado, el conjunto de las operaciones militares en eloccidente de Europa se detuvo ayer a las tres de la tarde". Este es el motor de Una fábula. Luego está todo lo demás: las escenas de la muchedumbre de desarrapados que invaden París espoleados por elhambre del dolor acumulado y extraviados en el más radical de los desconciertos; los distintos personajes, que ofrecen toda la cadena de contradicciones, de esperanzas, mezquindades, sueños rotos yheroísmos inútiles, cobardías, ambiciones calculadas que el tiempo torció, pasiones primarias o, simplemente, pura y dura estupidez; está el amor inexplicable, la camaradería, el miedo, la generosidad,la fatiga, el juego. Todo ello, como todo en Faulkner, levantado y sostenido ahí arriba, bien alto, donde soplan los vientos más gélidos que barren  todas las caretas y lo dejan todo desnudo: lasrazones y los sentimientos y los instintos, manchados por el hedor y el barro de las trincheras, enchufados frente a la presencia inexorable de la muerte: "Pero con el tiempo te haces viejo y entonces vesla muerte. Entonces te das cuenta de que nada, ni el poder, ni la gloria, ni la riqueza, ni el placer, ni tampoco, siquiera, verse libre del sufrimiento, tiene tanto valor como el simple acto de...
tracking img