Literatura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (334 palabras )
  • Descarga(s) : 31
  • Publicado : 17 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EN EL SUELO UN GRAN CESTO CHATO ALBERGA A NUESTRA GATA

Cambiar de casa significó cambiar de vida.
Era muy cómodo vivir a dos cuadras de la plaza, no necesitábamos auto para movilizarnos alos bancos, negocios o ir al teatro.
Hacía tiempo que teníamos una casa-quinta cercana a los médanos, zona de Toay. La compramos para cambiar de aire en los veranos ya que el asfalto calcinaba elandar. De a poco la fuimos arreglando, año tras año acomodamos la sala, abrimos espacios, plantamos rosales. Entonces llegó el momento en que no quisimos retornar a la casa del centro.
Aquí, lanaturaleza nos enlazó con sus hechizos, nos atrapó con su belleza y hundió nuestras raíces en su tierra. En esta casa no necesitamos jaulas, porque tenemos cientos de pájaros que nos visitan adiario y nos alegran con su canto. Tampoco macetas, la glicina, enroscada en lo alto, nos perfuma el aire, las rosas, margaritas, azucenas nos regalan colores.
El viento mece los pinos cuando seanuncian las tormentas.
En las tardes de sol nuestros pies descalzos besan la arena tibia de otoño.
Al frente de la casa un caldén añoso, se alza majestuoso e imponente, extendiendo sus brazosy abrigando nidos. En primavera lo atraviesan las mariposas y por las noches lo iluminan las luciérnagas que bailotean entre sus ramas.
El despertar se anuncia cuando el sol se desplazalentamente entre los médanos. En las noches de luna llena palidecen los faroles y desde el abovedado cielo nos regalan un guiño las estrellas. El agua, cristalina, dulce, brota de los caudales internosy nos baña de frescura.
En esta casa sencilla, sin lujos, el verano tiene otros matices y el invierno se vive de puertas adentro, pero con el paisaje abierto de los ventanales.
Nos visitanfamiliares y amigos. Pero, acompañándonos siempre, a un costado de la sala, un gran cesto chato alberga a nuestra gata siamesa que disfruta de una siesta.
Cambiar de casa, significó cambiar de vida.
tracking img