Liturgia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (458 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Fluctuación reciente en la práctica de la confirmación: una difuminación pastoral unida, por otra parte, a una difuminación teológica.
De ahí los esfuerzos pastorales por lograr unas celebracionesmás significativas: la Primera Comunión, luego la profesión de fe; y el aplazamiento de la confirmación, en ocasiones, en espera de ver más claro y la consiguiente «situación de vacío» que de esto sederiva.
Se han emprendido notables esfuerzos pastorales, en modo alguno aislados, dentro del marco de la renovación conciliar que condujo al Nuevo Ritual de la confirmación (Pablo VI, 1973). Pero laesperada renovación de la confirmación no se realizara automáticamente por el mero hecho de un cambio en los ritos; será necesario hacer un esfuerzo orientado a adquirir conciencia de los valores encuestión: «Lo que está en juego es la naturaleza misma de la Iglesia. Si la confirmación se encuentra enferma por la Iglesia, quizás la Iglesia esté enferma por no haber dado a la confirmación el lugarque le corresponde. Hay necesidad de una conversión. ¿No puede contribuir a esa conversión la propia confirmación, cuyo papel es celebrar que la Iglesia, lo mismo que todo fiel cristiano, está sujeta alas mociones del Espíritu?»
Ahora bien, a partir del siglo VI, en Occidente, la unción posbautismal fue separada del bautismo y quedó reservada al obispo. Necesitaremos, pues, realizar un esfuerzoespecial para clarificar el polo «confirmación» una auténtica «identidad»; o lo que es igual, para evidenciar el polo cristológico: el bautizado renace en la muerte y resurrección de Cristo (no sin elEspíritu, por lo demás; cf. 1 Cor 12,13); y el polo «acción específica del Espíritu» (no sin referencia, por lo demás, a Cristo al recibir la unción).
Así pues, nunca se deberá echar en olvido estaunidad «bautismo-confirmación», basada en definitiva en la unidad misma del misterio pascual: ya que el don del Espíritu es inseparable de la. acción del Resucitado, en quien somos bautizados....
tracking img