Lo que me dijo un esqueleto

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (860 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 1 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LO QUE ME DIJO UN ESQUELETO
Me hablaban, sentí un estremecimiento en las sombras y oí una voz en las sombras que me dijo: levántate, despierta polvo vano que hace mucho que duermes. Una luzindescriptible iluminó de pronto el horrible recinto en que me hallaba, a mi derecha acurrucado y temblando de frio reía otro esqueleto húmedo y amarillo con una risa horrible, espantosa, siniestra.
¿Endónde estaba yo? En la tumba. De repente pensé y a mi memoria vinieron los recuerdos de mi última agonía, después de haber recibido una gran ofensa de la mujer que había sido en el mundo el sol, el bellosol de mi alma, me enloquecí y llegue a su casa con el pecho henchido de amargos sollozos; temblé al mirarla, la soledad era profunda, entonces le dije estas palabras: me has herido el corazón demuerte, está sufriendo mucho y vengo delante de ti a acelerar su inmensa agonía. Agarré con mano temblorosa un arma fría que llevaba conmigo, mi amada ya no podía estar en pie, quiso hablar pero laspalabras se helaron en su boca lívida como su rostro. ¡Ah! Si hubiese hablado… tal vez. Recuerdo la detonación al rodar mi cuerpo por el suelo como una masa inerte bañada en sangre, aquella mujer cayosobre mi llorando como una loca, convulsa me besaba en la frente, en la boca, me pedía perdón y apretaba con sus manecillas pálidas su cabellera blonda, como queriendo con las hebras de su cabellodetener esa sangre que huía con mi vida. Su boca anhelante humedecía mis labios cuando deje de respirar.
¿Cuánto tiempo hacia que estaba en la tumba? No lo se, pero mi carne ya había sido devorada por losgusanos; me lleve la mano a la frente como temeroso de que solo fuese un sueño pero mis dedos tropezaron con el orificio que la bala había formado al penetrar, una lluvia de rayos de sol resbalolentamente entre mis dedos descarnados. Era una mata de pelo ¡es de ella! Exclamé con voz ronca, cuantas veces la había acariciado. Si, murmuró el esqueleto que tiritaba a mi lado; ella desesperada...
tracking img