Locke

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (410 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La relación entre Dios o la “Naturaleza” y la “naturaleza” humana (emocional y racional) la explicitó John Locke en el párrafo 86 de su Primer Ensayo sobre el Gobierno Civil (1690). Puntualmente, enrelación a la voluntad divina de preservación de la humanidad expresada en el Génesis (1, 28) :

“86. Pero no perdamos la pista de nuestro autor , no vaya a ser que nos apartemos demasiado delcamino. La verdad del caso es la siguiente. Una vez que Dios hizo al hombre y le implantó, como a cualquier animal, un fuerte deseo de autopreservación, y llenó el mundo de cosas adecuadas para laalimentación, el vestido y otras necesidades de la vida, para que todo sirviera a su designio, según el cual, el hombre viviría y moraría por algún tiempo sobre la faz de la tierra, y esta obra de arte, tancuriosa y maravillosa, no perecería inmediatamente, por su propia negligencia o por carecer de lo necesario, tras unos breves instantes de vida. Una vez que Dios creó al hombre y al mundo de estamanera, digo, le habló, es decir, lo dirigió, por medio de sus sentidos y de su razón (como hizo con los animales inferiores, por medio de sus sentidos e instintos, los cuales fueron puestos en ellos contal propósito) hacia el uso de aquellas cosas que eran útiles y prácticas para su subsistencia, y se las otorgó como medios para su preservación. Y, por tanto, es indudable que, antes incluso de queestas palabras de Gén I. 28, 29 fuesen pronunciadas (si es que hemos de entender literalmente que se trató de algo dicho), y sin necesidad de donación verbal alguna, el hombre tenía un derecho autilizar las criaturas, por voluntad y concesión de Dios. Puesto que fue el mismo Dios quien implantó en él, como principio de acción, un deseo muy fuerte de preservar su vida y su ser, la razón, que era lavoz de Dios en su interior, no podía sino enseñarle y asegurarle que al obrar con arreglo a esa inclinación natural a preservar su ser, no hacía sino cumplir con la voluntad de su Hacedor y, en...
tracking img