Lonbhgjhgb

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 352 (87752 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Mar_Glz

Traducción NO ofcial

Mar_Glz

Prologo
Los dhampir no pueden enamorarse. Son exclusivamente guardianes y están obligados a protegerse continuamente de las mortales amenazas de los Strigoi (los vampiros más violentos y peligrosos, los únicos que nunca mueren). Esto es un problema para Rose cuando descubre que su tutor en la Academia de Vampiros, la Academia de San Vladimir, va aser Dimitri, por quien se siente más que atraída. El único rival a su medida es también el único que puede ayudarla a salvar a su mejor amiga…

2

Mar_Glz Capítulo 1
Sentí su miedo antes de escuchar sus gritos. Su pesadilla golpeó, sacándome de mis propios sueños, que habían tenido algo que ver con una playa y algún chico guapísimo aplicándome crema bronceadora. Imágenes, suyas, no mías, seprecipitaron a través de mi mente: fuego y sangre, el olor del humo, el metal retorcido de un coche. Las imágenes me envolvieron, asfxiándome, hasta que alguna parte racional de mi cerebro me recordó que ése no era mi sueño. Me desperté, largos mechones de mi oscuro cabello, se pegaban en mi frente. Lissa estaba acostada en su cama, retorciéndose y gritando. Salté de la mía y, rápidamente, crucélos pocos metros que nos separaban. - Liss - dije, sacudiéndola - Liss, despierta. Sus gritos disminuyeron, siendo sustituidos por suaves quejidos. - Andre - gimió ella - Oh Dios. La ayudé a sentarse. - Liss, ya no estás allí, despierta. Después de algún tiempo, sus ojos comenzaron a abrirse y, en la débil luz, pude ver un parpadeo de consciencia que comenzaba a despertarse. Su frenética respiracióndisminuyó, y ella se inclinó hacia mí, descansando su cabeza en mi hombro. Pasé un brazo alrededor suyo y coloqué una mano sobre su pelo. - Está bien - le dije con cuidado - Está todo bien. - Tuve ese sueño. - Sí, lo sé. Permanecimos así sentadas durante varios minutos, sin decir nada más. Cuando sentí que se había calmado, me incliné sobre la mesita que estaba entre nuestras camas y encendí lalámpara. Brilló débilmente, pero ninguna de nosotras necesitaba mucho para ver. Atraído por la luz, nuestro compañero felino, Oscar, se posó encima del alféizar de la ventana abierta. Se mantuvo a una distancia segura de mí, por alguna razón, a los animales no les gustan los dhampirs, pero saltó sobre la cama y frotó su cabeza contra Lissa, 3

Mar_Glz
ronroneando suavemente. Los animales notenían problemas con los Moroi, y todos ellos amaban a Lissa en particular. Sonriendo, ella rascó su barbilla y sentí que se calmaba aún más. - ¿Cuándo fue la última vez que te alimentaste?- pregunté estudiando su rostro. Su piel estaba más pálida que de costumbre. Tenía unas enormes ojeras, y tenía un aire de debilidad. La escuela había sido agitada esta semana, y no recordaba la última vez que lehabía dado sangre. - ¿Hace como… dos días, verdad? ¿Tres?¿Por qué no dijiste nada? Ella se encogió intentando no mirarme a los ojos. - Estabas ocupada. No quise… - ¡A la mierda con eso! - dije, cambiando a una posición mejor. No me extrañó que pareciera tan débil. Oscar, no queriéndome más cerca, se bajó de la cama y volvió a la ventana donde podría mirarnos desde una distancia segura. - Vamos,hagámoslo... - Rose… - Vamos. Te hará sentir mejor. Incliné la cabeza y aparté mi pelo hacia atrás, dejando mi cuello al descubierto. La vi vacilar, pero la vista de mi cuello y lo que éste ofrecía resultó ser demasiado tentador. Una expresión hambrienta cruzó su rostro, y sus labios se separaron ligeramente, exponiendo los colmillos que ella normalmente mantenía ocultos al estar viviendo entre la gente.Aquellos colmillos contrastaban de una manera extraña con el resto de sus rasgos. Con su hermosa cara y su pelo rubio pálido, parecía más un ángel que un vampiro. Cuando sus dientes se acercaron a mi piel desnuda, sentí mi corazón latir aceleradamente con una mezcla de miedo y anticipación. Siempre odiaba el sentimiento que venía después, pero no había nada que pudiese hacer, era una...
tracking img