Loquirad perdidrro

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1033 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El tiempo del que hablo es una angustiosa pausa en nuestra vida, un ancho y profundo silencio que nos obliga a escuchar lo que no atendimos antes...a desandar el largo camino recorrido, y a veces, no nos reconocemos en el pasado. Será eso la reencarnación?
No es un tiempo feliz, lleno de sombras y largos muros, tan altos! Está signado por las grandes ausencias y el miedo! Los plazos seacortan...Sólo un recuerdo o un sueño, tan escondido, tan maniáticamente persistente y amado como una fotografía, o un encuentro, una melodía, un paisaje, una voz, nos regresa al tiempo mágico de la niñez del cual tal vez, nunca hemos salido. Cómo saberlo?
Quiero atraparme en él para siempre. Entonces escribo. El árbol es mi “sino”, mi metáfora, mi consigna: desde la ventana lo descubro cada día,-creció conmigo-, es mi paradigma, y vuelvo a treparme: “el mundo de arriba”, desde allí soy única, eterna, leve, omnipotente. “El mundo de abajo” se ve tan pequeño!, ignora que lo observo, no me puede atacar, no le pertenezco, él me pertenece! Pero caigo, la gravedad me aspira, “setenta veces siete”!

...y escribo, es el renacimiento,
puedo escapar cuando quiera!
Es“mí” árbol, siempre está allí, el árbol de la vida...


APOLOGIA DE LA LOCURA

Un suspiro profundo me tragó el alma. Voy a llorar...Abrazo mis rodillas y aprieto fuertemente la cabeza sobre éllas, quisiera enroscarme, “ad ovo”, como un embrión, volver al huevo!
Entonces comienzo a hamacarme, cierro los ojos para que el vaivén me tranquilice rápidamente...como el sillón de laabuela: “tric-trac, tric-trac, tric-trac...”Ese armatoste de madera, siempre en el medio! Punzante e inoportuno para nuestras piernas y tobillos, recordándonos que todavía estaba viva!
Cómo la extraño! Ella sabía de la vida...pero callaba, sólo observaba desde sus infinitos ojos azules meciéndose suavemente: “tric-trac, tric-trac, tric-trac...”

Estoy loca, dicen que estoy loca! Enrealidad tengo terror de que sea verdad! Los síntomas son evidentes, según nuestros absolutos y sentenciosos criterios culturales, “occidentales” para colmo!...ni hablar del rigor científico! Envejezco; todo lo grita hipócritamente desde un tramposo marketing que nos promete eterna juventud y obviamente, eterna salud! La “tele”, las revistas, los libros especializados, las farmacias, y hasta elquiosco de la cuadra que por las dudas, tiene “analgésicos” y alguna crema “antioxidante” para la noche, eso sí, a base de zanahoria o áloe vera! El diágnóstico del médico ante mi primer crisis de pánico es solemne y amenazante, casi un veredicto: “neurosis fóbica”, vea a un psiquiatra! Y el psiquiatra me alienta con cautelosa y sistemática psicología, valga la redundancia: “es propio de la edad ypasajero”, cuándo?, me pregunto.Pero “estas pastillitas hay que tomarlas en ayunas y estas otras, antes de dormir...”
Quién lo hubiera imaginado? Así, “crac”, de golpe y sin aviso! Un “coup de grace”, todavía atractiva, autosuficiente, desenvuelta, un poco bohemia y despistada (o estúpida).

De pronto descubro que ese afán de ser normal y distinguida me “chupó” la vida!, buscandoimprudentemente en la Filosofía una manera racional y elegante de vivirla, para los demás, claro! En mi adolescencia, signada para siempre por la religión y la ética del medioevo. Al finalizar el secundario, el “romanticismo”. Mis primeras pasiones de estudiante avanzada y laburante: el “socialismo utópico”. Luego el “existencialismo”, la sin razón, la nada,la desesperanza...

Escribo poesías porque através de éllas escucho mi alma y levanto vuelo! Hoja, viento, ángel, duende...Tiene razón Kundera: “la levedad del ser es insoportable”
Me duele envejecer, no crecí todavía! Regreso, acaso una entropía...quiero ser niña! Trepar al árbol del fondo de mi casa, tan fuerte, tan protector, tan callado y sabio como los ojos azules de la abuela!

Observo que me observan, una alerta inquietud, y...
tracking img