Los 3 triunfos del liberalismo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 21 (5006 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los tres triunfos del liberalismo
En materia legislativa, el primer triunfo de la causa liberal dio lugar a dos importantes leyes, la Ley-Juárez y la Ley-Lerdo.
La primera, del 23.XI.1855, “Ley de administración de justicia y orgánica de los Tribunales de la Federación”, abolió el fuero eclesiástico en asuntos civiles y daba opción a los clérigos para someterse al fuero eclesiástico o al fuerocomún, en materia penal (aunque, de acuerdo con el derecho canónico, el fuero eclesiástico no es renunciable), Su artículo 42 suprime el fuero militar, salvo respecto de delitos puramente militares o mixtos, cometidos por los in¬dividuos sujetos al fuero de guerra (más tarde, el artículo 13 de la Constitu¬ción de 1857 iba más lejos aún, exigiendo una estricta conexión del delito con la disciplinamilitar para que el fuero de guerra pudiera ocuparse de él).
La segunda ataca el poder económico de la Iglesia. Esta Ley (en realidad un Decreto) de Desamortización del 25.VI.1856 1 es el ejemplo de como leyes bien-intencionadas pueden resultar catastrófica^ para el país, por el hecho de basarse el legislador en consideraciones ideológicas abstractas, y no tomar en cuenta suficientemente larealidad concreta del medio social en el que trabaja.
La idea básica era la de permitir que toda persona que trabajara la tierra de una corporación eclesiástica o comunidad de indios pudiera comprar la tierra en cuestión durante un plazo de tres meses, por una cantidad basada en la capitalización de la renta que pagaba. Estas operaciones quedarían gravadas mediante un impuesto relativamente alto.Después de dichos tres meses, cualquier tercero podría denunciar la tierra en cuestión, reclamándola en las condiciones arriba mencionadas, pero recibiendo un premio de una octava parte sobre el precio.
La falta de fondos por parte de los campesinos, y su miedo a la excomu¬nión, explican que esta ley haya acentuado la tendencia hacia el latifundismo, destrozando, al mismo tiempo, la propiedad comunalde ciertos grupos de indios, que a menudo habían logrado sobrevivir a los ataques ilegales que los terratenientes les habían lanzado durante la fase virreinal.
Además, la Iglesia, que así se vería privada de toda propiedad raíz que no necesitara directamente para el mismo culto, quedaría expulsada de la explo¬tación agrícola, a la cual se había dedicado, a menudo, con gran beneficio, no sólopara ella misma, sino para la economía mexicana en general (obser¬vemos de paso que el peón de las haciendas eclesiásticas recibía generalmente
un mejor tratamiento que su colega, trabajando en algún latifundio privado). También debe reconocerse que gran parte de los beneficios, obtenidos por la Iglesia por la acertada explotación de sus bienes raíces, fueron utilizados para fines de enseñanza,hospitales, y beneficencia pública. Finalmente debe criticarse la Ley Lerdo por dejar a la Iglesia el producto neto de la venta, financiando así la rebelión eclesiástica contra el gobierno liberal (este error fue corregido, más tarde, por las Leyes de Reforma, de Juárez, de 1859, que preveían confiscación, sin indemnización alguna).
Otros golpes para la Iglesia fueron, el 26.IV. 1856, la derogacióndel Decreto del 26.VI 1.1854 (de Santa Anna) sobre la sanción estatal de los votos monásticos, y luego, el 7.VI. 1856, la derogación del Decreto del 19.IX.1853 que readmitía a los jesuítas.
A la ideología liberal corresponde también la secularización del Registro Civil (Ley del 27.1.1857) y de los Cementerios (Ley del 30.1.1857).
Además, una “Ley Iglesias" (debida a la iniciativa de José MaríaIglesias) prohibía cobrar los derechos parroquiales a personas que apenas tenían lo ne¬cesario para vivir (11.IV.1857).2
A esta época no sólo debemos leyes de índole ideológica; otro producto de esta fase es la Ley sobre la Administración de Justicia y Orgánica de los Tri¬bunales de la Federación, del 22.XI.1855.
Sin embargo, no sólo mediante leyes ordinarias los nuevos gobernantes que¬rían...
tracking img