Los 7 pecados capitales

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 44 (10824 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Introducción
ANTES
DE PECAR

Después de la buena acogida que tuvieron Los diez mandamientos en el siglo XXI, tanto en su versión televisiva como editorial, comencé a pensar que quedaban pendientes para el análisis los siete pecados capitales. Volvimos a reunirnos con el equipo creativo y concretamos una nueva serie audiovisual. Ahora tienen en sus manos el producto de las reflexiones quesuscitan los pecados en nuestro siglo. Los tradicionales (soberbia, pereza, gula, envidia, ira, avaricia y lujuria) están presentes en nuestra vida diaria, algunos devaluados y otros con ciertas transformaciones. Pero cuando los relacionamos con los tiempos que vivimos, nos encontramos con infinidad de caminos que llevan a otras tantas preguntas que hoy se hace el hombre, y que tienen que ver con elsentido mismo de la vida y la trascendencia. Se mezclan en los pecados cuestiones religiosas, históricas, económicas, sociales, artísticas y varios factores propios del mundo actual. Tener la mente abierta y olvidarnos de los sectarismos y las ortodoxias nos posibilita ser mejores personas, sobre todo en estos tiempos en los que la comple9

LOS SIETE PECADOS CAPITALES

INTRODUCCIÓN

jidad delas situaciones hace difícil comprender el presente del hombre. Si se toman como punto de partida los pecados, incluso discrepando con el planteo religioso, es posible bucear en el destino que nos espera frente al avance tecnológico. Este destino incluye la posibilidad de crear vida artificial, con el peligro de que nazcan seres perfectos, que para algunos estarán cerca de Dios, pero quedesgraciadamente serán deshumanizados. Y ello en un contexto universal donde la injusticia y los desequilibrios entre los que acaparan y más tienen y quienes carecen de todo se hacen cada vez más manifiestos. No nos referimos sólo a la carencia de bienes materiales, sino a la de afecto y solidaridad. Este proyecto, además de analizar con detenimiento los siete pecados y sus implicancias actuales, mepermitió intercambiar ideas con religiosos, escritores, actores, filósofos y personalidades que tienen inquietudes sobre la actualidad y el devenir de los seres humanos. En lo personal fue uno de los hechos más gratificantes, porque, como siempre digo, la discusión y la búsqueda de la verdad debe ser una de las tareas que uno debe exigirse. También he podido, casi como en broma, conversar amablementecon el propio Satanás, quien defendió cada uno de los pecados e intentó convencerme de sus beneficios para la humanidad y para mí en particular. La intención, en definitiva, es transferirle al lector estas percepciones para que también le resulten elementos enriquecedores en su propia exploración.

C OMENCEMOS

A PECAR

Cuando hablamos de pecados, suelen generarse prevenciones. Peroejercerlos es más seductor, atractivo y útil. Nuestra sociedad de consumo nació en el siglo XVIII y, tal como dice el filósofo y médico británico Bernard de Mandeville en su obra Vicios privados, virtudes públicas, vive gracias a los vicios. Es decir que si las señoras no quisieran ropas ni joyas, u otros mortales no desearan comer bien y vivir en forma confortable, la industria y la civilización, tal comolas conocemos hoy, se terminarían. Los vicios privados se convierten en virtudes públicas y hacen funcionar a la sociedad. Éste es un punto clave: algo que puede ser un defecto en un individuo, si es analizado sobre una comunidad y suprimido, anularía gran parte del funcionamiento de esa sociedad, que está pensada para dar gustos a personas que tienen deseos. El escritor francés Jean JacquesRousseau aseguraba que los hombres nacen naturales y felices porque no tienen deseos, pero en el momento en que empiezan a reunirse aumenta la concupiscencia y, por lo tanto, crece la sociedad, que está hecha para satisfacer esos apetitos. Quien no desea nada puede, efectivamente, vivir como un anacoreta. El problema es que la sociedad se basa en el anhelo que todos tenemos de poseer cosas, que...
tracking img