Los acaros

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (441 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Myrna Olivia Rodríguez Benítez
Publicado en febrero, 2001. N° 27

Gracias a su gran capacidad de adaptación, los ácaros se han distribuido con enorme éxito por todo el planeta. Así, se les puedeencontrar desde en una almohada, o en la cara de una persona, hasta en los quesos o bebidas alcohólicas, a más de 5000 m de altura, en abismos marinos, manantiales termales o las heladas aguas de losmares árticos.

Con frecuencia nos olvidamos que somos parte de un equilibrio ecológico en el que los individuos de todas las especies están relacionados entre sí. Convivimos estrechamente con grancantidad de organismos, aunque a menudo no estamos conscientes de ello: un ejemplo son los ácaros. Para nosotros, la mayoría de los ácaros son casi imperceptibles debido a su tamaño; muchos sonmicroscópicos y en algunas especies los más grandes no alcanzan dos milímetros. La excepción son las garrapatas, que llegan a medir hasta 3 cm de longitud cuando están repletas de la sangre ingerida de losanimales que parasitan.

Es probable que los ácaros hayan aparecido hace aproximadamente 400 millones de años, entre el Silúrico y el Devónico. En la antigüedad ya se les conocía; en la Odisea, alrelatar el regreso de Ulises, Homero (850 a. C.) dice: “Allí estaba Argos (el perro) cubierto de garrapatas”. Por su parte, la sarna, enfermedad producida por ácaros, la ha padecido el ser humano a lolargo de toda su historia: los antiguos griegos, romanos y chinos la conocían bien; también se le menciona en la Biblia y en diversos escritos de la Edad Media. Incluso, Aristóteles llegó a distinguirlos ácaros que producen la sarna (fue también él quien les dio el nombre de “polilla”, en griego ), pero nunca los relacionó con la enfermedad. Él creía que se formaban de la materia de la piel, esdecir, de la generación espontánea, idea que permaneció por mucho tiempo, hasta que Renucci, un estudiante de Córcega, demostró en 1834 que el causante de la sarna humana era un ácaro.

A finales...
tracking img