Los aguerridos tepquis del rio santa martha

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1597 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
HISTORIA DE LOS AGUERRIDOS TEPQUIS DEL RIO SANTA MARTHA EN LA MORADA, DISTRITO DE CHOLON

CAPITULO IX
Misión entre los Quidquidcanas y Tepquis y
Nuevas exploraciones
(1641 – 1646)


Abierto un mapa del Oriente del Perú ante los ojos, entre los hermosos afluentes que enriquecen los inmensos caudales del Amazonas, gigantes de los ríos, aparece el Huallaga. En Huánuco bajan sus aguasbulliciosas e inquietas, pero no caudalosas.
Desde Huánuco se dirige el río al Oriente; recoge a poco la cantidad que le ofrenda de Sur al Norte el Panao; sigue la dirección Oriental hasta Muña, donde emprende la dirección al Norte, que conserva invariable hasta el magnífico Marañón. Después de algunas millas de recorrido desde Huánuco recibe las aguas del CHinchao por la izquierda, luego el escasocontingente del CHunatahuas por la derecha, a corta distancia el respetable caudal del Coyumba por la izquierda, lo mismo algunos afluentes de no poca significación antes de llegar al encuentro del Huallaga con el Monzón, lugar éste último donde moraban los Tinganeses, muy bien asistidos por los misioneros, donde muere en 1642 el padre Lucas de los Ríos; varón célebre desde su exploración de laGorgona y que ahora expira entre sus amados indios, arrojando sangre por la boca.
Seguían luego los Tulumayos que moraban en el afluente que viene de la región Oriental, cuyas aguas saludan en las alturas de su orígen a las del Aguaitia que se mueve hacia el Ucayali. En la margen izquierda del Huallaga, entre los notables afluentes Monzón y Uchiza, existen dos pequeños ríos con los nombres deMagdalena y Santa Marta. En las humildes riveras de éstos ríos habitaban, en los tiempos a que se refiere la historia de este libro, los indios aguerridos Quidquidcanas y Tepquis. Desde Tonua, comienzo de las misiones, hasta los Tepquis en el río Santa Marta, había un recorrido de más de cien kilómetros.
Ya en vida del padre Luyando se emprendió su evangelización; pues con los nuevos misioneros quedicho padre trajo de Lima se pudo acometer aquella buena obra
2- Los que la acometieron eran religiosos de espíritu y gran corazón, los padres fray Gaspar de Vera y fray Juan Cabezas.
Tomando nota de los indios que habitaban aquellas regiones, o tardaron en cerciorarse de que los Tepquis gozaban de buen predicamento entre la gente de las demás tribus, que todos deseaban y solicitaban la alianzacon los mencionados Tepquis, y que por ésto la conquista de aquella brava y delicosa gente sería de gran importancia y llave para abrir la puerta a la conversión de otras naciones amigas.
Sabias también que colindaban éstos Tepquis con una buena partida de Incas, que huyendo de las potentes armas españolas, se acogieron a aquella descansada región, llevando ahí el renombre que les había ganado sucondición de antiguos dominadores, las industrias que poseían y la cultura que no dejaba de ser superior a la del indio, perpetuo habitador de los bosques .
Todo esto investigaron los misioneros, y le centraba cada vez más del deseo de aquella importante conquista.
Alistáronse al efecto los dos referidos padres, y reunieron bastante número de indios cristianos que los acompañasen.
LosQuidquidcanas y Tepquis recibieron a los misioneros con descompuesta fiereza; su actitud era de leones enfurecidos; Los religiosos no les opusieron sino demostraciones de serena mansedumbre. Les manifestaron sus designios que eran pura y sencillamente espirituales; y oyéndoles los indios, no pudieron menos de amansarse. A pocos días tomaron la actitud pacífifica de mansos corderos. Luego se despertó suentusiasmo por los padres: les cobraron amor y celebraban con festejos la presencia de los misioneros entre y los progresos de su misión evangélica.
Esta gente pintaba con rayas especiales sus caras; criaban largas madejas de cabellos; los hombres se vestían poco, las mujeres con esmero y mucha honestidad. No reinaba entre ellos la poligamia. La mujer Tepqui era hacendosa, contraída a los...
tracking img