Los benedictinos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1327 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
"Creemos que para la refección cotidiana, tanto a sexta como a nona, bastan en todas las mesas dos manjares cocidos, habido cuenta de las diversas necesidades; a fin de que el que acaso no pudiere toma del uno, coma del otro. Sean, pues, suficientes para todos los monjes dos manjares cocidos; y si hubiese allí frutas o legumbres tiernas, añádase un tercero. Baste una libra larga de pan al día,bien sea sólo una la refección, o bien para comida y cena. Si han de cenar, reserve el mayordomo la tercera parte de la misma libra con objeto de darla en la cena."

El texto corresponde a la Regla de San Benito o Regla Benedictina. Se trata de una orden religiosa que sigue las enseñanzas de san Benito de Nursia. Los primeros doce monasterios benedictinos fueron fundados por san Benito, acomienzos del siglo VI en Subiaco, cerca de Roma. Más tarde fundó la famosa abadía de Monte Casino donde estableció la regla benedictina que organizó y revitalizó la vida monástica occidental, y le dio sus características propias.
Según la Regla de San Benito, la comunidad de monjes que vive en un monasterio es una sociedad de fines espirituales y está inspirada por una razón de tipo sobrenatural.Por esto, quien la gobierna y perfecciona es Cristo, que actúa por mediación de su representante el abad, según la Regla.
Como representante de Cristo entre sus hijos o monjes, el abad se llama precisamente así, Abbas, que quiere decir “Padre”. Consciente de la alta misión que desempeña, el abad debe imitar al máximo la vida de Cristo y cuidad que sus hijos cumplan cada día con la voluntad deDios que él les transmite continuamente. De modo similar a como la fe por el bautismo hace a los cristianos hijos adoptivos de Dios, la profesión monástica convierte a los monjes en algo así como hijos adoptivos del abad.
Siguiendo este principio, en el seno del monasterio sólo la Regla y los mandamientos divinos están por encima de la autoridad del abad. El abad ejerce así la más absolutaplenitud de poder, lo que no signifique que deba resultar ilimitado n arbitrario, porque el abad siempre debe identificarse con la voluntad de Dios, es decir, con sus preceptos y doctrina. El Día del juicio, el abad deberá rendir cuentas ante Dios de su gestión al frente del monasterio, examinándosele sobre si ha impartido entre los suyos las enseñanzas adecuadas a la salvación y si ha hecho que sudoctrina se cumpliera (es decir, si ha impuesto la obediencia a sus monjes, corrigiendo, castigando y custodiando la observancia de la Regla).
El monasterio es comparable a una escuela, donde los monjes son los alumnos y el abad el único maestro. Imparte el abad entre los monjes las correspondientes enseñanzas con palabras y sobre todo con el ejemplo. Los discípulos eficientes aprenderán la bondady la santidad sólo con el lenguaje de las palabras, pero los menos inteligentes aprenderán estas virtudes con el ejemplo, que es el lenguaje más eficaz.
Para el correcto ejercicio de la misión encomendada, el abad debe 0obedcer una serie de normas de gobierno que la Regla le indica. Debe ser imparcial y tratar a todos sus discípulos por igual. En su tato no deberá aceptar diferencias naturalesentre los monjes, es decir, distinciones derivadas de la condición social de cada uno, o de la simpatía personal de cada uno, o de los vínculos familiares, etc. A pesar de todo, la naturaleza espiritual de la comunidad impone una diferencia que sí se debe consentir: el abad, de modo razonable y justo, podrá preferir a uno más que a otro según su grado de santidad y perfección alcanzada. En estalínea de conducta, el abad se asemeja a Dios, quien, según la Sagrada Escritura, siempre ha mostrado su preferencia con los que viven rectamente.
Una de las misiones del abad es la de corregir en todo momento las desviaciones de conducta de sus discípulos. El peligro no está, según la mentalidad vigente, en la existencia de estas desviaciones, consideradas naturales, sino en que no se corrijan...
tracking img