Los bienes terrenales del hombre

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (320 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 26 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
PREFACIO

El presente libro tiene dos propósitos simultáneos. Constituye una tentativa de explicación de la historia mediante la teoría económica, al tiempo que pretende explicar la teoríaeconómica mediante la historia. Tal igualdad ambivalente es realmente importante y necesaria. La enseñanza de la historia se ve menoscabada cuando no se destaca lo suficiente su aspecto económico; y la teoríaeconómica se torna aburrida si se le separa de su contexto histórico. La "ciencia triste" habrá de seguir siéndolo en tanto que se la siga estudiando y enseñando sumida en un vacío histórico. En símisma, la Ley de Renta de Ricardo es ardua y pesada. Sin embargo, colocadla en su ámbito histórico, viéndola como una.lucha entre terratenientes e industriales ingleses de comienzos del siglo XIX,yveréis que se hace emocionante y significativa. El presente libro no aspira a una cobertura total. No es ni una historia de la economía ni una historia del pensamiento económico, sino una parte de las dos.Su aspiración es explicar, con referencia al desarrollo de las instituciones económicas, el porqué del surgimiento de ciertas doctri-

nas en un determinado momento histórico, así como su origendentro del contexto social, su posterior desarrollo y evolución, y su final revocación al modificarse dicho contexto. Deseo agradecer sinceramente a las siguientes personas: mi esposa, quien me ayudóen múltiples formas; el Dr. Meyer Schapiro, por la revisión del manuscrito y las animadoras sugerencias que me hizo; Miss Subil May y Mr. Michael Ross, por sus constantes consejos y críticasconstructivas, los cuales me libraron de incurrir en numerosos errores de juicio y de hechos. Y tengo una deuda especial con Miss [ane Tabrinsky, cuya minuciosa investigación y vastos conocimientos, tanto en elcampo de la historia como en el de la economía, constituyeron una ayuda valiosísima. Sin el apoyo de todos ellos, este libro no hubiese podido escribirse.
LEO HUBERMAN

N.Y., julio de 1936....
tracking img