Los castigos del infierno cristiano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 34 (8395 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 13 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los castigos del infierno cristiano en el Apocalipsis de Pedro José María Blázquez Martínez

Antigua: Historia y Arqueología de las civilizaciones [Web]
P ágina mantenida por el T aller D igital de la U nivers idad de A lic ante

[Publicado previamente en: F. Díez de Velasco (ed.), Miedo y religión. IV Simposio Internacional de la Sociedad Española de Ciencias de las Religiones, Madrid2002, 331-342. Versión digital del manuscrito, editada aquí por cortesía del autor y del editor, con la paginación de la versión impresa].

Los castigos del infierno cristiano en el Apocalipsis de Pedro
José María Blázquez Martínez
Entre los apócrifos neotestamentarios es el que se le atribuye falsamente a Pedro 1. Es el más antiguo entre los apocalipsis cristianos. En el año 1887 se halló unfragmento en una tumba de Akhmim. Ha llegado una versión íntegra de este apócrifo en una traducción etíope. Dice el trozo del fragmento de Akhmim más importante que Pedro contempla los castigos de los condenados:
«Mas también vi otro lugar, enfrente de aquél, que era todo tiniebla. Y era el lugar de los castigos. Y los allí castigados y los propios ángeles que (les) castigaban, estaban vestidos tantenebrosamente como (tenebroso) era el aire de aquel lugar. Y había allí gentes colgadas de la lengua. Eran los blasfemos contra el camino de la justicia. Y bajo ellos ardía un fuego que les atormentaba. Y había un gran mar repleto de cieno ardiente, dentro del cual estaban las gentes que abandonaron el camino de la justicia; y ángeles les torturaban. También había mujeres colgadas de los cabellossobre el hirviente barro. Eran las que se habían engalanado para cometer adulterio. En cambio los hombres. que con ellas trabaron relaciones adúlteras colgaban de los pies y metían la cabeza en el cieno, y decían: ¡nunca imagináramos venir a este lugar! Y vi a los asesinos, junto con sus cómplices, arrojados a un barranco colmado de perversas sabandijas; y eran mordidos por las alimañas aquellas ysu tormento les hacía retorcerse. Apretujábanse (tanto) los gusanos aquellos (que parecían) nubarrones negros. Las almas de los asesinados estaban allí contemplando el castigo de sus matadores y decían: ¡Oh Dios! ¡Justo es tu juicio! Cerca de allí vi otro barranco por el cual corrían sangre y excrementos por debajo de los castigados en aquel lugar, formándose un lago. Y allí estaban sentadasmujeres, a las que la sangre llegaba hasta el cuello, y frente a ellas se sentaban muchos niños que habían nacido prematuramente y lloraban. De ellos brotaban rayos que pegaban a las mujeres en los ojos. Eran las que habiendo concebido fuera del matrimonio, cometieron aborto. Y otros hombres y mujeres estaban en pie, cubiertos de llamas hasta la cintura; y habían sido arrojados a un tenebroso lugar, yeran azotados por malos espíritus y sus entrañas devoradas sin pausa por gusanos. Eran los que persiguieron a los justos y les denunciaron traidoramente. Y no lejos de ellos se hallaban más mujeres y hombres que se rasgaban los labios con los dientes y recibían hierro ardiente en los. ojos, como tormento. Eran aquellos que habían blasfemado y hablaron perversamente contra el camino de lajusticia.

_______________
J.B. Bauer, Los apócrifos neotestamentarios, Madrid, 1971, 146-149. D. Dieterich, Nekyia. Beiträge zur Erklärung der neuentdeckten Petrusapokalipse, Stuttgart 1969. C. Moreschini, E. Norelli, Storia della letteratura cristiana antica, greca e latina. I. Da Paolo all'età costantiniana, Brescia 1995, 155-159. R.J. Bauckham, The Apocalypse of Peter: An Account of Research, ANRWII.25.6, 1988, 4712-4750, trabajo totalmente fundamental. D.D. Buchholz, Your Eyes Will Be Opened. A Study of the Greek (Ethiopic) Apocalypse of Peter, Atlanta 1988.
1

331

Y frente a ellos había otros hombres y mujeres más, que con los dientes se rasgaban sus labios y tenían llameante fuego dentro de la boca. Eran los testigos falsos. Y en otro lugar había pedernales puntiagudos como...
tracking img