Los corsarios vascos en la edad moderna

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 109 (27198 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
OTERO LANA, Enrique: “Los corsarios vascos en la Edad Moderna”, Itsas Memoria. Revista de Estudios Marítimos del País Vasco, 5, Untzi Museoa-Museo Naval, Donostia-San Sebastián, 2006, pp. 193-227.

Los corsarios vascos en la Edad Moderna
Enrique Otero Lana Académico correspondiente de la Real Academia de la Historia

EL CONCEPTO DE CORSO Hay una constante confusión en el lenguaje coloquialentre pirata y corsario, aumentado por el uso generoso que la literatura, el cine y otros medios de comunicación hacen de ambas palabras. Incluso los hechos parecen dar la razón en algún momento a estas confusiones. Los corsarios solían usar la prepotencia de los hombres armados ante los indefensos, curiosamente más frente a las tripulaciones neutrales que contra las enemigas. En su afán dedemostrar que la presa era legítima, en ocasiones llegaron a la tortura. Los piratas, por su parte, torturaban para obligar a confesar donde estaban escondidas las riquezas de los prisioneros o como sistema de intimidación de futuras presas, cuyos tripulantes ya no resistirían para evitar el tormento. A pesar de estos excesos de los corsarios, que en la práctica hacían que las diferencias fuesenconfusas, debe recordarse que existe una clara diferenciación entre corsario y pirata desde el punto de vista jurídico. El corsario necesitaba de una licencia o patente para actuar, sólo podía capturar barcos enemigos o mercantes neutrales con contrabando de guerra y sus presas eran legitimadas en un juicio posterior. Los piratas actuaban al margen de la ley, atacando a toda embarcación que encontrasenen su navegación y su presa jurídicamente era un robo, una adquisición no legalizada. Una situación intermedia era la de los filibusteros, los famosos Hermanos de la Costa del mar Caribe, también conocidos como bucaneros porque parte de las tripulaciones eran antiguos cazadores de cerdos semisalvajes de la isla Española, cuya carne preparaban en forma de bucán (es decir, ahumándola). Estos“espumadores del mar”, aun careciendo de patentes, fueron protegidos, en primer lugar, por los franceses en la isla de la Tortuga y, más tarde, por los ingleses en la de Jamaica. Atacaban de forma exclusiva a los españoles, fuese a sus barcos o a sus ciudades (a veces, bien protegidas por murallas pero con guarniciones escasas y poco entrenadas). Su situación jurídica, de todas formas, se acercaba mucho mása la ilegal de los piratas que a la reglamentación de los corsarios. Actualmente, algunos historiadores prefieren usar el término “corsarismo” a fin de evitar la ambigüedad que tiene la palabra “corso” de significar, a un tiempo, natural de la isla de Córcega y recorrer el mar atacando el comercio enemigo. Sin embargo, el término corsarismo es un neologismo1 (todavía no está aceptado por la RealAcademia de la Lengua Española) y, desde luego, nunca aparece en la documentación de la época. Por este último motivo, particularmente prefiero el término corso, ya que el contexto actual elimina toda ambigüedad; aunque para obtener una cierta flexibilidad literaria utilizo ambos (justificado, además, porque ya hablamos de un estadio de “guerre de course”). Igualmente, para evitar la repeticiónconstante de corsario, uso también la palabra “corsista”, como se hacía en el siglo XVII para referirse a los pertenecientes a la Monarquía Hispánica, así como “corsaire” para los franceses y “privateer” para los ingleses.

UNA INVERSIÓN CAPITALISTA Frente a las ideas, de raíz romántica, de que los corsarios y más los piratas, eran unos hombres libres que rompían totalmente con la rígida sociedadestamental y de que, gracias a su actividad, lograban grandes tesoros, la realidad nos presenta al corso como una verdadera actividad capitalista. Se requerían grandes inversiones previas ya que un buque y su armamento, por escaso que fuese,

,1. Gonçal López Nadal aplica el término “corso” para su forma más primitiva, casi pirática, y la palabra “corsarismo” como equivalente a la guerre de...
tracking img