Los cuentos de la selva

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1842 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los cuentos de la selva de Horacio Quiroga

En este libro se presentan los inolvidables "Cuentos de la Selva" que son utilizados en las lecturas escolares de los cursos de Nivel Primario, del segundo y tercer ciclo de Educación Primaria Básica. La ficción de los animales personificados en estos cuentos se presenta en la descripción realista del paisaje de la selva misionera y el bosquechaqueño, con sus peligros, acechanzas y una exuberante vegetación tropical.
El autor describe y usa lo que vivió cuando estuvo en Misiones para ejemplificar sus vivencias en estos cuentos.
La tortuga gigante
Este cuento trata de un hombre que estaba muy enfermo pero decide irse a vivir a un monte, es ahí donde conoce a una tortuga gigante que estaba a punto de morir debido a falta de agua. Él lebrinda su apoyo y la hace revivir. Esto los une y en sus caminos siempre al hombre lo seguía esta tortuga gigante. Era su amiga “fiel”. El empieza a sentirse muy mal de su enfermedad y de tanta calentura por la falta de agua queda inconsciente. La tortuga recuerda que cuando ella estuvo muy mal él la ayudó, así que le va a buscar aguay lo cuidaba. Ella había escuchado que en Buenos Aires era donde elhombre podía curarse, así que emprende un viaje. Recorría leguas y leguas pero ella decidida y comprometida seguía su camino. Ella ya no podía más pues era demasiado grande y vieja para caminar tanto pero no le importaba, él estaba inconsciente por lo tanto no se daba cuenta de quien le daba el agua ni quien lo cuidaba. Hasta que un dia encontraron a un ratón que le dijo a la tortuga que estabamuy cerca de llegar a Buenos Aires, cueando llegaron al hombre lo pudieron curar. Cuando él se repuso se dio cuenta de todo lo que hizo la gigante tortuga para mantenerlo a salvo y decidió quedársela y cuidar de ella. En donde vivía él era muy pequeño así que no podía vivir ahí la tortuga, así que su amigo del zoológico le propone quedársela y cuidar de ella. Y así fue, ella vivía muy feliz en elzoológico bien cuidada y el hombre diario la iba a visitar, a la que le salvó la vida.
Las medias de los flamencos
En la selva iba a haber una fiesta donde todos los animales debían lucir espectaculares. Estaban las víboras, los tigres y etcétera. Pero tambie estaban los flamencos que gracias a su poca inteligencia no sabían que atuendo usar, pensaban y pensaban y no se les ocurría nada. Entoncesotro animal les contó sobre las pieles de las víboras que eran bastante bonitas y que los iban a hacer lucir increíbles, sólo había una regla, no debían dejar de bailar sino correrían peligro. Ellas decidieron usarlo, así que fueron a los nidos de las vpiboras y robaron sus pieles. Ya estando en la fiesta, los flamencos eran la envidia de todos pues se veían muy bien. Pero no dejaban de bailar asíque nadie podía ver de cerca que era lo que traían puesto. Hasta que por error uno se tropezó y las víboras vieron que eran sus pieles. Ellas se lanzaron contra los flamencos y se los arrancaron a mordidas. Los flamencos es por eso que ahora siempre están sus patas dentro de los lagos tratando de curarse su ardor, con una pata en el aire o con las dos bien metidas en el lago.
El loro peladoHabía una vez una banda de loritos que estaban en lo alto de un árbol, un cazador de un tiró bajó a un lorito que quedó muy lastimado, no se dejaba agarrar y luchaba por salir. Pero el cazador lo agarró y se lo llevó a su casa para curarlo, ya cuando lo curó el lorito se quedó a vivir con ellos, le daban de comer, lo cuidaban, le enseñaban a hablar. El lorito amaba la hora del té pues le encantabaremojar sus migajas dentro de la leche. Siempre a las 5 d la tarde el lorito ya estaba listo para comer. Un día voló y voló y llegó a un árbol, estaba cantando y hablando lo que podía. Entonces escuchó un rugido de un tigre, empezó a decirle las palabaras que él se sabía, pero el tigre pensó que se estaba burlando de él. Le decía en tono de burla: “ven acércate, que no te puedo escuchar”,...
tracking img