Los diaguitas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1596 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Consignas

a) ¿Cuál es el qué, cómo y para que de esta actividad?
b) ¿Qué criterios tuvieron en cuenta para seleccionar este contenido?
c) ¿Cómo articularías esta actividad con el diseño?
d) ¿Con que temas de los vistos relacionas los siguientes contenidos? Desarrollar
e) Establecer conceptos estructurantes del área
f) ¿Cómo se puede trabajar esta actividaddesde las dimensiones:
Dimensión Política:
Dimensión Social:
Dimensión de la función social:
Dimensión cultural:
Dimensión económica:
Dimensión espacial:

g) ¿Puede abordarse esta actividad para trabajar otra área? ¿Cuál? ¿Cómo?

h) ¿Cuál sería el eje o idea articuladora?




























Pueblo originario:Diaguitas
Actividad:

Relato de la leyenda: “El quirquincho” de los Diaguitas.
Explicaremos que las leyendas son anónimas, y que se trasmitían de forma oral, de generación en generación, es por eso que algunas leyendas que se cuentan existen hace muchos años, y que incluyen elementos ficticios, a menudo sobrenaturales, y milagros, los cuales se presentan como reales.
Se les contará laleyenda, y luego dejaremos un instante para que los chicos opinen. Luego comenzaremos comentando sobre ella para seguir con el intercambio.

Leyenda. El quirquincho



Cuentan que hace mucho pero mucho tiempo, el quirquincho, antes de ser un animalito era un indio telero. Era tejedor, pero casi nunca tejía, porque era muy perezoso. Preparaba el telar lentamente y con desgano; colocaba los hilosde lana y empezaba... Pero enseguida dejaba el trabajo: y decidía seguir al día siguiente. Pasaban los días y entonces se acordaba de continuar con su tejido. Se sentaba frente al telar, pasaba un hilo entre los hilos de la urdimbre y se ponía a descansar. Al rato pasaba otro hilo y... se quedaba medio dormido. . Y así siempre; ¡qué perezoso! Pasaba un hilo y descansaba diez... ¡Lástima!, prolijoes..., ¡pero tan haragán! decía la gente del lugar. Llegó el invierno; los primeros vientos y heladas anunciaban que iba a sor muy frío. Todos se preparaban para protegerse y fue entonces cuando el protagonista de esta historia se dio cuenta que no tenía nada de abrigo para ponerse.¡¡Qué frío! Y yo sin ningún poncho para abrigarme... dijo-. Voy a tener que tejerme uno... ¡qué le vamos a hacer! Esosignificaba que tendría que estar varios días frente al telar, teje que te teje, y ya de sólo pensarlo empezaba a sentirse cansado. Pero armó la urdimbre, preparó los lizos y el peine, eligió la lana, y empezó la tarea. Al principio todo iba bien, muy bien: una pasada, otra pasada, apretar los hilos; una pasada, otra pasada, otra y otra más. Cuando había hecho ya una franja se puso acontemplarlo. ¡Qué lindo iba eso! La trama había quedado parejita, apretada. Era en realidad un tejido tan perfecto que él mismo se asombraba al verlo. Entonces pensó en descansar un ratito. Y se quedó dormido. Al poco tiempo despertó: ¡qué frío hacía! No tenía más remedio que seguir tejiendo... Una pasada, otra pasada. Una pasada, una más y otra, y otra... No había alcanzado a hacer otra franja cuando¡seguro!: ya estaba cansado. Pero el frío era cada vez más intenso, así que no había tiempo para descansar. Tengo que terminarlo ,o me voy a congelar! Con gran desaliento miró todo lo que le faltaba por hacer. ¡No termino más!, ¡y hace frío! Así fue que decidió continuar, pero como quería terminar pronto empezó a hacer la trama del tejido muy floja. De esta manera le rendía más el trabajo. Una pasada,una descansada; una pasada, una descansada...¡Y todavía le faltaban muchas franjas para terminar el poncho! Entonces tomó hilos mucho más gruesos que los que estaba utilizando y menos retorcidos y siguió con su tarea. Claro que de esa manera la trama quedaba cada vez más abierta. Si sigo así no me va a abrigar nada, se dijo. Y haciendo un gran esfuerzo de voluntad continuó el tejido cada vez más...
tracking img