Los domingos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3161 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los domingos, en el mercado Oriental, no llega mucha gente y el comercio es bastante escueto. A las ocho de la mañana, sólo se puede observar algún borracho por las calles, o de esos que se dedican rebuscar en los barriles de la basura, y los pocos comercios que abren son las distribuidoras de agua purificada, las viejas que venden tomates y cosas pequeñas. Y a esa hora, en la parada de buses, unpar de vende-agua helada esperan a que abran la “Distribuidora Cristal“.
- Hey, vos Martín! La verdad que esto, está bien palmado no hay gente, además en esta parte de mercado siempre hay algún maje dando vueltas como perro en procesión. Ya son las ocho y treinta y yo sólo he visto un par de viejas andando por ahí.
- Baboso, no mirás que hoy es domingo, todos los domingos sonpalmados, toda la gente se queda en su casa durmiendo hasta las diez o hasta las once.
- Fijáte que ayer venían dos majes en la 68 hablando de un libro, eran de estos jueputas que se la juegan de universitarios, decían que todos los días a las 6 pm el diablo se apodera de Managua y que a las 6 am el diablo se va y se queda Dios.
- Maje,¡sólo mierda sos!
- No, no, espera,baboso.
- Cómo que espera, el diablo está en su infierno y Dios en su cielo, pero si vos querés sentir al diablo en tus espaldas, para sentirte bien, pues ese sos vos.
- No maje, lo que pasa es que yo creo que Dios y el diablo están día y noche en Managua, sabes por qué, porque mira a aquella señora con su niño y mira a aquel maje que está en la esquina de esa fritanga tiene una cara detamal que nadie se la quita, la cosa es que en la señora está Dios y en ese tamal puede estar el diablo.
- Ah, pues sí, compadre, decíme que vos sos Dios y yo soy el diablo. Mirá, lo mejor que podés hacer ahora es ir a llenar las bolsas de agua, para irnos a la catedral, ahí siempre vendemos algo. Aunque los ricos que llegan casi siempre llevan sus botellitas de agua del super-mercado,pero algo vendemos y antes de no vender nada, pues es mejor vender algo.
- Sí, el domingo pasado no vendimos ni mierda, pero bueno, vamos para allá.
- Gü´helada, Gü´helada, Gü´helada, Gü´helada... Y entonces compadre ¿Has vendido algo en la otra entrada?
- ¡Qué va! Sólo unas monjitas que me compraron dos pesos, aparte de eso, pues, nada ¡nada primo!.
- Hace buen ratoque empezó la misa, ya toda la gente está adentro, ni modo. ¿Esperamos que termine? Pero, estar con todos estos jodidos aquí afuera, todos gritando y nadie está comprando nada. Vamos para adentro y así le digo a mi abuela que estuve en misa.
- Dale pues, pero nos sentamos en las últimas bancas para estar listos a la hora de la salida.
- ¿Para estar listo? No jodás, ¡siempre tedormís!. Sentáte y no estés hablando, que el cura ya está hablando.
Hermanos, hoy el evangelio nos presenta a Jesús predicando y especialmente se encuentra una mujer, que a sus pies le escucha con atención y también presenta a otra mujer, o sea Marta, que no hace caso de escuchar al Señor, porque se encuentra atareada en la cocina. Y yo les pregunto, cuántos de los que están aquí son Martas, queno dejan tiempo para escuchar la Palabra del evangelio. Por ejemplo, aquí en catedral, cada semana hay retiros espirituales para toda la familia, y es una lástima que vengan tan pocas personas, pues es un momento preciso para encontrarnos con Dios, ¡pero no, hermanos! Muchos tenemos tanto trabajo que la semana se no hace pequeñita y deseamos que los días fueran más largos para terminar nuestrostrabajos, y no para estar con el Señor. Así pues, hermanos, hoy Jesús nos está invitando a escuchar su palabra, a venir a la casa de oración y ya les digo, cada semana hay retiros espirituales para toda la familia, para los que estén interesados, en la oficina de la catedral pueden encontrar más información. Y continuamos nuestra celebración.
- Hey, primo, ya están cantando, yo creo que...
tracking img