Los emires de la dinastía omeya de al-andalus.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1196 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los emires de la dinastía omeya de al-Andalus.

A mediados del siglo VIII el convulsionado mundo islámico origina un cambio político que se traduce en la sustitución de la dinastía califal Omeya por la 'Abbasí. También ese momento se vive otra división en al-Andalus, originada en las diferencias árabes de los qaysíes y yemeníes. La relajación en la observación de la ley coránica por losintereses determinados de diferentes grupos políticos produjo descontento y movimientos de separación.
Esta situación será aprovechará por el principe Omeya 'Abd-al-Rahman, huído al norte de África de la sangrienta represión realizada en su familia por parte de los 'Abbasies, para tomar el poder aprovechando la clientela Omeya existente en la población de sirios, y el momento de incertidunbre.Uniéndose a los Yemeníes luchará contra la oposición de los qaysíes, y será proclamado emir de al-Andalus a su llegada a Cordoba en el año 756, como 'Abd al-Rahman I, “el Inmigrado” (756-788), primer emir de la dinastía Omeya de al-Andalus. Su reinado se verá caracterizado por las luchas que necesitó llevar a cabo hasta la consolidación y pacificación del reino, primero enfrententado a la divisióninterna, y a la oposición de los califas 'Abbasíes. Después se enfrentó a los beréberes, quienes serían aplacados utilizándolos como fuerza de choque para mantener a raya a las tribus montañesas del norte cantábrico y pirenáico organizados en un ejército profesional, en su hábil política de moderación con la que fué ganándose a sus enemigos. Aun así, se produjeron varias sublevaciones, algunas en elseno del poder emiral, y otras alejadas como la de Sulayman ibn al-Arabí, que dió lugar a una intervención del monarca franco Carlomagno, de desastrosas consecuencias para este en el desfiladero de Roncesvalles, y proporcionaría a 'Abd-al-Rahman la ciudad de Zaragoza y la entrega de otras segiones por parte de los francos.
Le sucede su hijo Hiram I (788-796), que hereda un al-Andalus consolidado ymenos beligerante. Destaca este monarca por ser un fiel musulman que se implica en la observación de la ley coránica, e impulsor de la escuela malequí o malikí de derecho, originada en Medina por el jurista Malik ibn Anas, que centra el origen de la ley de forma más acusada en la interpretación el Corán y la vida de Mahoma que en la Sunna y la costumbre tradicional. Se convierte en la referenciaimpuesta a los juristas peninsulares, resultando a posteriori en un retraso cultural respecto a oriente en la evolución de la interpretación de la ley.
Las sublevaciones y guerras vuelven a producirse bajo el reinado de Al-Hakam I (796-822). Sus reveses en enfrentamiento con los reinos cristianos le llevaron a un endurecimiento de los impuestos. Las conspiraciones internas y el levantamiento porla excesiva fiscalización no se hicieron esperar, y le llevaron a una violenta represión y la formación de un cuerpo de guardia personal compuesto de mercenarios, aumentando por todo ello el descontento. Fueron varias las revueltas organizadas por beréberes, árabes y muladíes -de ascendencia cristiana peninsular, pero convertidos o educados en el Islám-. Se suceden entonces las sublevaciones, comola del arrabal de Córdoba, instigada por los alfaquíes y cuya dura represión llevó a la destrución del mismo y el exilio de sus habitantes, prmero al norte de África, y después a Creta. Muy importante fué también la de Toledo, inicialmente sofocada por el muladí 'Amrus de forma tan amargamente violenta, que originaría varias respuestas en un conflicto enquistado que se volvería de carácterreligioso durante su sucesor.
Este, 'Abd al-Rahman II (822-852), reformó su gobierno incorporando costumbres 'Abbasíes, como la creación de la figura del visir, segundo del califa en la corte de Bagdad, en quien delegar funciones, así como la adquisición de otros caracteres de la cultura 'Abbasí de la época. El esplendor cultural del al-Andalus de esta época sedujo incluso a parte de la población...
tracking img