Los espejismos de la docencia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 40 (9952 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
ESCUELA NORMAL SUPERIOR DE JALISCO
LICENCIATURA EN EDUCACIÓN SECUNDARIA
ESPAÑOL 3ER SEMESTRE
QUE PARA ACREDITAR EL GRADO PRESENTA: ESTEBAN ALBERTO PAREDES SOLANO
“ALGUNOS ESPEJISMOS DE LA DOCENCIA”
GUADALAJARA JALISCO A 20/01/2011
A LOS SIGUIENTES PROFESORES:
-JOSEFINA MENDOZA BRIONES
-MARÍA LUISA LUNA SIERRA
-XOCHITL ANTÍGONA PEREDO MARTÍNEZ
-EDUARDO CASTILLO LÓPEZ
-MARÍA ESTELAPÉREZ SALCEDO
-IMELDA RENDÓN SANDOVAL
JUSTIFICACIÓN: (Deseando con la mayor de las esperanzas que exista alguna…)
Pensando que no está roto el saco, y que mis brazos no se han fustigado en vano por echar hacia atrás cuanta enseñanza, calamidad y vicisitud que este semestre que por concluir está me ha dado, redacto estas páginas. No atino sin embargo, a decir si las líneas que a continuaciónpodrán leerse son, o una constante contrastación de lo escrito en mis antologías y lecturas que si bien no mienten del todo sí son muy a mi pesar una muy optimista visión de la docencia. O bien se trate de una diatriba en contra del ejercicio docente, o mejor dicho: De sus espejismos, que ahora que utilizo la palabra adelantaré que esta óptica mía, tan desesperanzada respecto al magisterio, da comoresultado este ensayo producto de las incongruencias surgidas a partir de cotejar la teoría con la práctica.
Minimizando también la fatuidad y capacidad de agresión de mis letras, admitiré que sólo he probado con la punta de la lengua una mínima porción de todo este pastel llamado Docencia, y quizá justo ahora padezca aún los influjos del primer encuentro con las circunstancias reales que pesea todo, no están exentas del desencanto. También advertiré no sin pesar, que este ensayo tampoco es un brillante tratado acerca del descubrimiento del mítico hilo negro, y por tanto aunque mi prosa difiera considerablemente con respecto a la de mis demás compañeros normalistas será en todo caso, una versión de tantas en la que se enumeren uno y mil demonios de las aulas de clase, como si acaso loslectores de este ensayo no hubieran lidiado con los mismos incidentes, o peor aún: Como si fuera yo el primero en advertir las fallas en el sistema educativo.
No obstante, pese a que no diré nada nuevo, ni mucho menos trascendente para la historia de la educación sí haré algo de vital importancia, por lo menos para mí y mi carrera, que aunque no ha comenzado todavía, se antoja onerosa y nolibre de más dosis de desencanto. A mi modo de ver, la experiencia es en ocasiones un mal necesario: No habría sido suficiente con sólo revisar mis consabidas lecturas que marca el programa, ere imprescindible vivir esos momentos, pisar aquellas aulas. Este último trabajo no hace sino describir cómo fue ese impacto, el saldo final entre aquel contraste de la teoría con mis jornadas de prácticas.
Enverdad espero que bajo los escombros donde hoy yacen mis ánimos por esta profesión pueda resurgir un aprendizaje, ojalá que semejante pelotera no sea bala perdida, y que este texto no vaya a convertirse en más de lo que es, una llana descripción de lo ocurrido, algo mil veces dicho y un número similar de ocasiones asimilado…
Esteban Alberto Paredes Solano.

1.1 Los años han pasado…Hemosavanzado ¿O no?
Hubo cierta época en la historia de nuestro país en donde se vivió bajo el mandato de un hombre cuyo nombre es hoy día sinónimo del escarnio. Para ahorrarnos detalles y circunloquios innecesarios admitiré que hablo del Porfiriato. No creo necesitar escribir aquí todas las características de aquel periodo dictatorial en el cual la lucha de clases sociales era tan contrastante igualque si comparamos el blanco con el negro. Sin embargo, deseando que esto no se convierta en un texto prolijo sin pies ni cabeza diré sólo algunas de las muchas condiciones en las que se vivía por aquellos ayeres: Había un interés enorme por el capital extranjero, en otras palabras la inversión en México estaba a boca de jarro y todas las prioridades eran destinadas a la clase privilegiada.
En...
tracking img