Los Hijos De La Malinche- Octavio Paz

Los hijos de la malinche- Octavio Paz
Vuelta al laberinto de la soledad, FCE, México, D.F. 1994, pp.73-97, 11-30

Habla sobre como el hermetismo ha creado la leyenda del mexicano, pero todos coinciden en hacerse de nosotros una imagen ambigua, impenetrable. Los campesinos ejercen siempre una fascinación sobre el hombre urbano, este representa el elemento más antiguo y secreto de la sociedad.Encarnado en lo oculto, lo escondido que no se entrega sino difícilmente.

La mujer es una figura enigmática, es la imagen de la fecundidad, pero así mismo de la muerte. El sadismo se inicia como venganza hacia el hermetismo femenino, o como tentativa desesperada para obtener la respuesta de un cuerpo que tenemos insensible.

En nuestras representaciones de la clase obrera, no están teñidasde sentimientos parecidos. El obrero no es escogido nunca como el protagonista de obras, carece de individualidad. La clase es más fuerte que el individuo y la persona se disuelve en lo genérico. El capitalismo lo despoja de su naturaleza humana puesto que reduce todo su ser a fuerza de trabajo, transformándolo por este solo hecho en objeto, en mercancía y como todos los objetos en mercancía, encosas susceptibles de compra y venta. En realidad no es un obrero puesto que no hace obras. Es un trabajador de nombre abstracto que no designa una tarea determinada, sino una función parte de la producción. La abstracción no lo califica, no solo lo separa sino que lo liga a otras abstracciones.

La propagando es la acción política totalitaria, difunde verdades incompletas en serie y por piezassueltas. Más tarde estos fragmentos se organizan y se convierten en teorías políticas, verdades absolutas para las masas. La persecución comienza contra grupos aislados, hasta que gradualmente alcanza a todos. Al iniciarse una parte del pueblo contempla con indiferencia el exterminio de otros grupos sociales o contribuye a su persecución, pues se exasperan los odios internos. Todos se vuelvencómplices y el sentimiento de culpa se extiende a toda la sociedad. El terror se generaliza, ya no hay sino persecutores y perseguidos. El persecutor por otra parte se transforma fácilmente en perseguido.

Lo extraordinario de nuestra situación reside en que no solo somos enigmáticos ante los extraños, sino ante nosotros mismos. Un mexicano es un problema siempre ara otros mexicanos y para sicierra el paso al extraño, la ironía, mismo. La desconfianza, el disimulo, la reserva cortes que si
Las oscilaciones psíquicas, con rasgos de gente dominada que teme y finge frente al señor. Es normal que nuestra intimidad jamás aflora de manera natural, sin el acicate de la fiesta, el alcohol y la muerte. Esclavos, siervos y razas sometidas, se presentan siempre recubiertos por una máscara sonriente.El mexicano solo se atreve a manifestarse tal y como son en la soledad. Esto muestra relaciones de miedo al señor y recelo ante sus iguales.

El carácter del mexicano se muestra como un producto de las circunstancias sociales. La historia de México contiene las respuestas a todas las preguntas. La situación del pueblo en la colonia será por lo que somos cerrados e inestables, como naciónindependiente contribuye a perpetuar la sicología servil, el empleo de la violencia y abusos de autoridad y poderosos, el escepticismo y resignación del pueblo es debido a las desilusiones posrevolucionario.

SI no es posible identificar nuestro carácter con grupos sometidos tampoco negarlo. Luchamos siempre con entidades imaginarias, vestigios del pasado, o fantasmas engendrados por nosotros mismos.Vestigios originados en la conquista, independencia. Guerras sostenidas.

En nuestro lenguaje diario hay un grupo de palabras que son prohibidas, secretas sin contenido claro y a cuya mágica ambigüedad confiamos la expresión de las más brutales a las más sutiles de nuestras emociones y reacciones. Cada letra y silaba es una vida doble, al mismo tiempo luminoso y oscuro, que nos revela y...
tracking img