Los hijos del vidriero

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (361 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los hijos del Vidriero, María Gripe

Klas y Klara son los dos hijos del vidriero de Nöda, en Disenberga, un pueblo viejo y pobre que ya no existe. A corta distancia del pueblo vivía una misteriosaanciana llamada Aleteo Brisalinda. Aleteo porque siempre llevaba una gruesa capa con una esclavellina color añil y Brisalinda porque la gente creía que su presencia era señal segura de vientostemplados y suave deshielo. La gente suele tener como mascota perros, gatos, tortugas,... pero Aleteo tenía de mascota a un viejo cuervo llamado Talentoso. A Talentoso le faltaba un ojo desde hacía muchotiempo. Antes, cada ojo tenía una visión de distinta clase. Uno, era el ojo diurno. Con él veía la luz y los colores cálidos. La alegría de vivir, las sonrisas, los pensamientos alegres de la vida. Elotro, era el ojo nocturno. Con él veía todo a la luz de la luna: la oscuridad, los pensamientos tristes. Talentoso había perdido el ojo nocturno. Y, por supuesto, había cambiado su forma de ser. Ahoratodo lo veía de color de rosa. Y, a veces, eso no es positivo.

Pero volvamos a Klaus y Klara. Se acercaba la fería de Otoño y como todos los años Albert, el padre de Klaus y Klara, alquilaba unpuesto en la plaza del mercado con techumbre de madera. Pero nadie les compraba nada. La gente se detenía un buen rato ante los artículos de cristal de Albert, y compraban los de su vecino. Así fuedurante todo el día hasta que todo cambió. Un hombre, de apariencia noble (por su ropa, su manera de andar, sus ademanes) se paró enfrente del puesto. Entonces, comenzó a adquirir numerosos artículos aAlbert, solo señalándolos con su bastón, sin decir nada.
Para celebrarlo Albert le regala a su esposa un anillo que le compra a un misterioso duende. Aleteo al ver el anillo en el dedo de Sofía, laesposa de Albert, le advierte que si algún día le sobrevenía una desgracia, le hiciese llegar ese anillo, estuviera donde quiera que estuviera.
Y la desgracia sobrevino... Aquel hombre que compró tantos...
tracking img