Los hijos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1225 palabras )
  • Descarga(s) : 11
  • Publicado : 23 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
A menudo los hijos se nos parecen,
asi nos dan la primera satisfacción;
esos que se menean con nuestros gestos,
echando mano a cuanto hay a su alrededor.
Esos locos bajitos que se incorporan
con los ojos abiertos de par en par,
sin respeto al horario ni a las costumbres
y a los que, por su bien, hay que domesticar.
Niño,
deja ya de joder con la pelota.
que eso no se dice,
que eso no sehace,
que eso no se toca.
Cargan con nuestros dioses y nuestro idioma,
nuestros rencores y nuestro porvenir.
Por eso nos parece que son de goma
y que les bastan nuestros cuentos
para dormir.
Nos empañamos en dirigir sus vidas
sin saber el oficio y sin vocación.
Les vamos trasmitiendo nuestras frustraciones
con la leche templada
y en cada cancion.
Niño,
deja ya de joder con la pelota.que eso no se dice,
que eso no se hace,
que eso no se toca.
Nada ni nadie puede impedir que sufran,
que las agujas avancen en el reloj,
que decidan por ellos, que se equivoquen,
que crezcan y que un dia
nos digan adios.
La madurez del hombre es haber vuelto a encontrar la seriedad con que jugba cuando era niño. Nietzsche
Aunque es un lugar común decirlo, todos hemos sido niños algunavez. Y sin lugar a dudas, las esquinas de nuestra memoria, reflejan las ténues luces del brillo de la infancia.
Descubrir el mundo, interpretarlo con nuestras primeras teorías, comprender la exquisita trama de las relaciones humanas, las trampas del lenguaje, las desilusiones y las sorpresas, las máscaras de la cultura y sus disfraces... sin duda, se trata de delicadas y sutiles huellas que puedenincluso tener la asombrosa capacidad de influir sobre nuestro presente... porque pueden continuar vigentes, en cada uno de nosotros, aunque revisadas y hasta embellecidas por el paso del tiempo y de las aventuras de la vida.
De mi infancia recuerdo como disfrutaba paso de las estaciones... era algo mágico y especial, que sugería que hasta lo previsible puede ser sorprendente.
El otoño macarabael principio del año, con el comienzo de las clases, todo era nuevo y exitante. El barrio se llenaba de hojas secas y el devenir curjiente de mis pasos de niña, no pasaban aún de las guillerminas número 32.
Más tarde llegaba el sol brillante de invierno y el viento helado pegando sobre nuestras caras cuando volvíamos de la escuela, cruzando sola calle, como gesto absoluto de independencia yautonomía.
Pero también, mi infancia era el día de la primavera, el pic-nic escolar, la vianda que preparaba mamá y que siempre era más rica que la ajena. Si por un minuto pudiera volver a subir mi bicicleta verde... a mis precarios patines... a los trazos torcidos de la rayuela en la vereda. Porque con la primavera, los días se volvían más largos, y todo era invadido por el olor al pasto reciéncortado, o a la deliciosa tierra mojada tras la tormenta.
Y luego, el infinito verano, con su soledad de chicharras insolentes, ecos de las desveladas y eternas siestas que definían una agonía calurosa sobre las apergaminadas hojas de la biblioteca de mis viejos...
Recuerdo como de niña me gustaba perderme en mi imaginacion. tal vez era lo unico de lo q me senti completamente dueña y nadie podiaarrebatar. Me gustaba imaginarme en una linda casa con muchos cuartos y grandes jardines, era lo maximo.............
“Dejen que los niños vengan a mi, porque de los que son como ellos, es el Reino de los Cielos” Mateo 19:14
La pregunta que mas llegó a mi email fue ¿Cómo alcanzar los sueños perdidos? y mi respuesta es sea como un niño o una niña. Los niños tienen una capacidad natural de soñar  y deir  tras sus sueños. Ellos son los mejores ejemplos de vivir en constantes desafíos, ellos no pueden estar tranquilos y no se preocupan ni se enferman de estrés. A diferencia de nosotros los adultos que en su mayoría no nos gustan los desafíos, preferimos la comodidad y nada que nos estrese. De los niños podemos aprender muchas cosas como la inocencia, la pureza, la confianza, pero la que mas me...
tracking img