Los intelectuales

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4214 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
De cómo algunos intelectuales de Occidente
le hacen el juego al imperialismo (ABRIL 2003La responsabilidad de los intelectuales: Cuba, los EE UU y los derechos humanos James PetrasTraducido para Rebelión por Manuel Talens De nuevo, los intelectuales han decidido intervenir en un debate, esta vez sobre el 
imperialismo estadounidense y los derechos humanos en Cuba. “¿Qué importancia tiene elpapel de los intelectuales?”, me pregunté a mí mismo un soleado sábado por la tarde (el 26 de abril de 2003), mientras paseábamos por la madrileña Puerta del Sol y el eco de los gritos contra Castro de varios centenares de manifestantes resonaba en la plaza casi vacía. A pesar de una docena de artículos y columnas de opinión de conocidos intelectuales en los principales periódicos de Madrid, de lashoras de propaganda en radio y televisión y del apoyo de burócratas sindicales y jerifaltes de partidos, sólo acudieron a la convocatoria unos ochocientos manifestantes, la mayor parte de ellos exiliados cubanos. “Está claro”, me respondí, “que los intelectuales contrarios a Cuba tienen poco o ningún poder de convocación, al menos en España”. Pero la impotencia política de los escritorescontrarios a Castro no significa que los intelectuales en general no representen un papel importante; tampoco la falta de resonancia popular significa que carezcan de recursos, sobre todo si cuentan con el apoyo de la máquina guerrera y propagandística estadounidense, que amplifica y disemina sus palabras en todo el planeta. Para poder adoptar una decisión en el debate que bulle entre intelectuales sobrelos derechos humanos en Cuba y el imperialismo estadounidense, vale la pena tomar distancias y considerar el papel de los intelectuales, el contexto y las principales cuestiones que enmarcan el conflicto entre los Estados Unidos y Cuba.
  El papel de los intelectuales El papel de los intelectuales consiste en clarificar las cuestiones más importantes y definir las amenazas a la paz, a lajusticia social, a la independencia nacional y a la libertad en cada período histórico, así como en identificar y apoyar a los defensores de los mismos principios. Los intelectuales tienen la responsabilidad de distinguir entre las medidas defensivas tomadas por países y pueblos sometidos al ataque imperial y los métodos ofensivos del poder imperial en su campaña de conquista. El establecimiento deequivalencias morales entre la violencia y la represión de los países imperiales conquistadores y los del Tercer Mundo sometidos a ataques militares y terroristas es el colmo de la doblez y de la hipocresía. Los intelectuales responsables examinan críticamente el contexto político y analizan las relaciones entre el poder imperial y sus funcionarios locales a sueldo –los denominados “disidentes”–, envez de otorgar un fíat moral basado en sus pocas luces y en sus imperativos políticos. Los intelectuales comprometidos que pretenden hablar con autoridad moral, sobre todo los que presentan como garantía su crítica del imperialismo, tienen la responsabilidad política de desmitificar el poder y el estado y la manipulación de los medios, sobre todo en lo relativo a la retórica imperial de violacionesde derechos humanos por parte de estados independientes del Tercer Mundo. En los últimos tiempos hemos visto cómo demasiados intelectuales “progresistas” occidentales apoyaban o bien guardaban silencio ante la destrucción estadounidense de Yugoslavia y la limpieza étnica de más de 250.000 serbios, gitanos y otra etnias en Kosovo, y se tragaban la propaganda estadounidense de una “guerrahumanitaria”. Todos los intelectuales de los Estados Unidos (Chomsky, Zinn, Wallerstein etc...) apoyaron el levantamiento fundamentalista en Afganistán –financiado por el Pentágono contra el gobierno civil prosoviético, con el pretexto de que la Unión Soviética había “invadido” el país y los fanáticos fundamentalistas eran “disidentes” que defendían la “autodeterminación”–, estratagema propagandística...
tracking img