Los jovenes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1768 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“Año de la consolidación económica y social del Perú”

VII Concurso Nacional de Redacción: “Una escuela organizada previene los desastres”

I.E. : Colegio Mayor Secundario Presidente del Perú

Alumno : Guillén Díaz Iván

Título : Prevenir antes que lamentar

Grado : 4º “G”

Fecha : 14/07/10

Prevenir antes que lamentar

Juan es mi nombre, estudio en el colegio “San Ramón” yllevo en ese colegio más de 12 años de alegría vivencia, este año hago promoción, soy el primero de mi clase y orgullo de mis padres. Estaba feliz con el hecho de que mi madre vendría para mi graduación, hace años que no la veo por su trabajo que requiere demasiadas oras de tiempo, sin embargo siempre recibía sus cartas y de vez en cuando una propinita que me servía para dársela a las hermanas delconvento. Yo no era el único feliz, mi padre, también, lo estaba aunque no lo dejaba notar; sin embargo, me había comentado sobre una sorpresa que le estaba haciendo, la cual según dice sería la mejor de todas; me despedí con un beso en la mejilla y me dirigí a mi escuela.
Por el camino me entretuve leyendo los periódicos, en especial uno que decía: “Fuertes temblores azotan el país”, no tométanta importancia a la noticia ya que en mi ciudad nada de eso ocurría, miré mi reloj y ya era tarde, me puse a correr y correr, nunca había corrido así, llegué exhausto; para mí buena suerte aún no llegaba el profesor, aproveché el tiempo en leer un libro, que para mí es uno de los mejores publicados en el mundo: “Cien años de soledad”, de mi autor favorito Gabo; no era la primera vez que loleía, ya lo había hecho más de dos veces; en ese tiempo leía no por obligación sino porque la lectura se había hecho un hábito en mí desde de pequeño con las obras policiales de Poe, con la gran imaginación de Verne y sobre todo con las grandes aventuras de Don Quijote y Sancho; ya me faltaba un par de hojas para terminarlo, de repente todos se pararon rápidamente, el profesor había entrado, era unhombre de estatura mediana y con un gran bigote, no era el favorito del salón pero tampoco el más malo; sin embargo, lo queríamos, nos sentamos para escuchar las indicaciones, el profesor abrió la boca y con voz ronca pronunció: saquen hoja y papel hay examen sorpresa, esas palabras dejaron al salón en completo silencio; un sudor frío recorrió mi cuerpo y no solo el mío, el de todos mis compañerostambién; empezó el examen.
Al poco rato sentí que mi compañero me estaba empujando con su carpeta, me volteé y me di con la sorpresa que no era él, en ese momento el suelo empezó a moverse, sin lugar a duda era un terremoto, el visitante había llegado sin invitación y sobre todo con una gran furia, dispuesto a acabar con todo lo que se atravesara en su camino, ¡no sabíamos qué hacer!, nuncahabíamos recibido charlas, orientación u otras cosas similares que hacen en los colegios como medida de seguridad contra la furia de la naturaleza. Aún recuerdo la voz del profesor que gritó: ¡salgan de aquí rápido!, lo cual nos desesperó más, haciendo que empujáramos a nuestros compañeros, en esos momentos solo podía pasar por nuestra cabeza: la vida de mis compañeros o la mía. Yo no quería morir yaque aún estoy empezando a vivir; sin embargo, era consciente de lo que pasaba a mí alrededor, me había quedado atascado en el pupitre y no podía salir, el profesor al verme, desesperado corrió para ayudarme; y ahora puedo decir que sin su ayuda no estaría vivo hoy, pero la vida da giros imprevistos, aquel hombre que me había enseñado desde mis inicios en la secundaria, no pudo salir porque eltiempo no le perdonó la demora que tuvo al reaccionar ante tal circunstancia, se sacrificó por un extraño. Ni siquiera era parte de su familia o algo más, no era nada pero ofrendó su vida para darme un nuevo amanecer. Una mano cogió rápidamente mi brazo y me sacó de ese lugar, no me podía mover porque estaba bastante impactado y aterrado por todo lo que estaba viviendo en esos momentos; seguía...
tracking img