Los libros no muerden

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4392 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LOS LIBROS NO MUERDEN

Los que tenemos algunos años recordamos con agrado y con nostalgia los momentos de lectura en voz alta en la escuela, que no por repetida se convertía en aburrida, pues cada día lo leído nos trasladaba a diferentes mundos, nos generaba renovadas fantasías; la imaginación adquiría la velocidad de la luz y el acto de leer se convertía en un hábito placentero. Y fuera de laescuela ese hábito se trasladaba al hogar, porque los famosos “cuentos de la abuela”, casi siempre en frías noches de invierno y sentados alrededor de alguna humeante chimenea, se convertían en una agradable realidad compartida por toda la familia. Y más aún, continuaban antes de dormir, ya en la cama y teniendo como lectores protagonistas a nuestros padres, abuelos, tíos o hermanos mayores. Porsupuesto, que en esa época las únicas imágenes que percibíamos eran precisamente las de los libros, de las revistas, de los manuales escolares, de algunas publicidades y eventualmente del cine. Las imágenes eran construidas en nuestras mentes a partir de la letra y la palabra y con ellas jugábamos, fantaseábamos y nos nutríamos de conocimiento, aún sin ser conscientes de ello. Existía en la familiael convencimiento que los libros además de abrir las puertas del conocimiento, abrían las puertas de un futuro promisorio para cada uno de sus hijos, por lo que asumían el compromiso y la responsabilidad de comprar o conseguir todo tipo de libros para ellos, comenzando por los diccionarios, los atlas ilustrados, los manuales y libros de lectura, las novelas, los cuentos, los poemas y las grandesobras literarias que requerían de un gran esfuerzo y concentración, pero que eran retribuidos con los frutos del saber y con nuevas emociones. La lectura nos llevaba a cualquier parte del mundo y cualquier parte del mundo estaba en nuestra casa, en la escuela, en nuestro pensamiento; no nos sentíamos obligados a leer, aunque existiera esa obligación, porque nos educaban para valorar el sentido delos libros y cada página se convertía en un pedacito de mundo en nuestras manos. Las épocas cambian y estamos saturados de información que se multiplica minuto a minuto y apelamos a las nuevas tecnologías para hacer un rápido manejo de la misma; pero aún reconociendo que hoy se lee y escribe más a través de los distintos recursos que nos ofrece la tecnología y ello contribuye a la adquisición delconocimiento y desarrolla ciertas áreas de nuestro cerebro, generalmente la lectura es más superficial y saltamos de un hipervínculo a otro sin generar una adecuada atención y/o articulación. A pesar de todo ello, sin desconocerlo y más aún aceptándolo en nuestra cotidianeidad, creo que la mayoría coincidimos que el libro sigue siendo el mejor recurso para profundizar sobre cualquier tema; elcontenido del libro no caduca, pues cada vez que lo abrimos volvemos a redescubrirlo y a darle un nuevo significado. Como dice un viejo dicho “agarrá los libros que no muerden”.

los libros nos hacen sentir todo tipo de emociones, se archivan en nuestra memoria y nos nutren de conocimiento continuo.

Leer un libro es sentir, y quien busca la lectura, busca sentir; miedo, emoción, tensión,tristeza, repulsión, enfado, alegría, soledad, excitación, rabia, fuerza, ánimo, ilusión, esperanza… indiferencia. Recordemos siempre o al menos hoy, por qué es bueno leer un libro: Primero porque no es malo y después… porque los libros no muerden. 
Para quienes defienden los beneficios de los documentales de la televisión, las series educativas y demás, hay que decirles que sí, que es cierto que todoello complementa la adquisición de conocimiento, y también desarrolla áreas del cerebro para las que el libro tiene vedado el paso. Sin embargo, a la hora de transmitir información compleja, llena de matices y claroscuros, el libro es el mejor vehículo, la única forma de profundizar en cualquier asunto.

También, y a pesar de todo, hay que reconocer que la gente escribe y lee más que nunca...
tracking img