Los muiscas en la literatura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 54 (13338 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LOS MUISCAS EN LA LITERATURA HISTÓRICA Y ANTROPOLÓGICA
¿QUIÉN INTERPRETA A QUIÉN?* POR ROBERTO LLERAS Introducción En la historiografía y la etnografía colombiana los estudios sobre los muiscas o chibchas han ocupado un lugar preponderante. Desde cuando el pasado prehispánico comenzó a tener importancia para los académicos, estudiar a los indios y estudiar a los muiscas fueron sinónimos. Y nonos estamos refiriendo a los cronistas de indias que, por cierto, también fueron prolijos en sus referencias a estos grupos, sino a quienes en los siglos XIX y XX hicieron historia y antropología, con base fundamentalmente en las fuentes documentales de los siglos XVI y XVII. Tanta preocupación por los muiscas, tantas páginas dedicadas a ellos por parte de personas tan disímiles, tanta reiteraciónen la descripción de su historia, monumentos y costumbres, sólo pueden revelar una cosa: los muiscas despertaron un interés por fuera de lo común. El objetivo de este estudio es desentrañar las causas reales de este interés, que no son necesariamente las que se declaran como tales en los documentos y que, según pretendemos demostrarlo, han permanecido ocultas. Según a quien se lea y de acuerdo conlo que se quiera creer, los muiscas fueron, como forjadores de cultura, como modelo de organización política o como creadores de un edificio intelectual, ejemplos de los extremos más alejados que sea posible concebir. Aquí no vamos a intentar dilucidar quién pueda tener la razón, ni nos interesa proponer otra interpretación más sobre su historia; lo que queremos examinar es la historia de suinterpretación.
* Lectura para tomar posesión como Miembro Correspondiente de la Academia Colombiana de Historia, el 19 de abril de 2005.

308

BOLETÍN DE HISTORIA Y ANTIGÜEDADES – VOL. XCII No. 829 – JUNIO 2005

A lo largo de esa historia los muiscas han sufrido muchos altibajos, se los ha enaltecido y se los ha vituperado por igual, a tal punto que al comparar entre sí unos y otros autores secreería que se está hablando de gentes distintas. Y, no obstante, lo único seguro es que los muiscas simplemente fueron ellos mismos y que los vestigios sobre los cuales se han construido las diversas interpretaciones no han variado radicalmente en los últimos ciento cincuenta años. Ha habido, por supuesto, desde 1850 hasta ahora, una buena cantidad de nuevas excavaciones y prospeccionesarqueológicas, se han obtenido fechas absolutas y se han hallado algunos documentos coloniales inéditos, pero estas y aquellos han contribuido sobre todo a precisar detalles y delimitar mejor los contornos de algunos aspectos, sin cambiar en lo básico el cuadro general. Las fuentes que tuvo Ezequiel Uricoechea en 1850 no eran sustancialmente diferentes de aquellas con las que contó Luis Duque Gómez cienaños más tarde. En este sentido asombra comprobar que muchos de los hallazgos de hace uno o dos años, que actualmente nos maravillan, ya habían sido reseñados a mediados del siglo XIX aun cuando no, por supuesto, con toda la precisión y profundidad con que se ha hecho en los estudios recientes. Primer episodio. Los muiscas de Duquesne a Zerda El padre José Domingo Duquesne tuvo la fortuna, como curapárroco, de convivir de cerca con comunidades campesinas entre las cuales aún permanecían muy cercanos los recuerdos de los ancestros indígenas. Su obra de 1795 contiene muchos datos curiosos y algunas interpretaciones de objetos materiales que hicieron carrera en el ámbito académico europeo. Más allá de estos asuntos, lo que nos interesa es la valoración que de este pueblo hizo, basada, sobretodo, en el calendario, cuyos principios describió en detalle. Para él, este logro se puede comparar con ventaja con los sistemas calendricos de otras culturas:
¡Qué articio! ¡Qué invención tan nueva y rara conservar sin añadir ni quitar ninguna luna, la adición de aquella luna tan extraordinaria que se les hizo dificultosa de entender con el tiempo a los otros, y que hubieron de abandonarla con...
tracking img