Los negosios

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3380 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
ÉTICA MEDIEVAL.
Mundo medieval (IV-XV d.C.) | Influencia del cristianismo, culmina con la figura de Sto. Tomás de Aquino. |
Principios Básicos. | El hombre es criatura (ser creado) por Dios a imagen y semejanza y depende de Él. |
| La felicidad consiste en la unión con Dios. |
| Existe una vida futura y eterna, después de la terrenal, con la finalidad de vivir en amor. |
| * Éticaes practicar las virtudes cristianas (fe, esperanza y caridad) |
| El hombre, como hijo de Dios, es bueno por naturaleza. Pero su naturaleza está dañada por el pecado original que provoca la tendencia al mal. |
| Santo Tomás de Aquino (1225-1274 d.C.). Seguidor de Aristóteles une el intelectualismo griego y la doctrina cristiana. |
| Todo ser obra por un fin, los seres sin razón no sonlibres por lo que tienden a su fin movidos por su instinto. |
| Las personas son seres con corazón y voluntad libre, por tanto, son dueñas de sus actos. |
| Las personas intentan alcanzar la felicidad eterna para ello es necesario cumplir nuestros deberes. |
| La ética adquiere su sentido último y profundo a través de la religión. |

EL MUNDO MEDIEVAL (III-XIV SIGLOS d.C.)
Es unmomento en el que la ética asume elementos de las doctrinas clásicas de la felicidad (el fin del actuar humano consiste en obtener el bien que nos hace felices) y los une a la doctrina cristiana. El fin último del actuar humano es la caridad, que permite al hombre acceder a la visión de Dios (en el cielo), alcanzando su máxima plenitud y el bien supremo.
Los autores medievales que reflexionaron mássobre la teología cristiana y le dotaron de una base filosófica fueron probablemente San Agustín (354- 430) y Santo Tomás de Aquino (1224- 1274). San Agustín en el siglo IV contó con el platonismo tomado de un autor llamado Plotino. Santo Tomás, conocedor del platonismo, tiene noticias sin embargo de Aristóteles a través de los árabes afincados en la península ibérica. No obstante, al sospechar queel Aristóteles que le llegaba por esa vía pudiera estar mal traducido o interpretado buscó a un compañero dominico que le tradujera directamente del griego al latín las obras del estagirita. 
Las Confesiones, y La Ciudad de Dios de San Agustín, fueron dos obras que influyeron muy positivamente en el pensamiento posterior. En la primera, San Agustín relata su camino de conversión desde elpaganismo y maniqueísmo y reflexiona sobre algunas teorías filosóficas de su tiempo. La ética que se trasluce en esta obra autobiográfica es muy personal. Parte de que Dios ilumina la conciencia de todos los hombres para que estos le reconozcan en su interior: «Tú me buscabas fuera, y Yo estaba dentro de Ti». Y otra cita célebre: «Nos has hecho Señor para Ti y nuestro corazón está inquieto hastadescansar en Tí». Así pues, San Agustín comprende que las buenas acciones que el hombre está capacitado para llevar a cabo, en realidad están sugeridas por Dios mismo, que le ilumina desde el interior. Pero hay que seguir esas indicaciones. El hombre es libre de seguirlas o no, y de esta manera es capaz de lo mejor y de lo peor.
El problema del mal es abordado por San Agustín de forma magistral. El malno tiene entidad; es negatividad, ausencia de bien. De alguna forma el mal está emparentado con la nada, pero la nada no es y por lo tanto el mal reside en un bien mayor, igual que la enfermedad (mal) reside en un ser humano (bueno). El enfermo es un ser humano al que le falta la salud pero sigue poseyendo otras muchas cualidades. Y el mal físico no es el peor, para San Agustín puesto que elpecado, mal moral, es la verdadera ignominia y la causa de los mayores desastres de la humanidad. Pero San Agustín supera el problema por elevación. El “Ama y haz lo que quieras” es una propuesta tan sencilla, como clara y exigente. En el amor se resume la vida ética cristiana. Sabe muy bien San Agustín que el que ama ya hace después todo lo que tiene que hacer y mucho más, porque el amor no se...
tracking img