Los olvidados de la patria

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2315 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los olvidados de la patria

VÍCTIMAS¿Qué pasó con los cientos de soldados y policías liberados hace una década después de pasar años en manos de las Farc? La respuesta es una de las páginas más tristes de la historia del país.

“No fuimos ni guerrilleros ni paramilitares, no fuimos de ninguno de los bandos malos sino supuestamente de la familia colombiana, y vea cómo estamos: cargando bultosde pescado en Corabastos”, dice, diez años después de haber quedado en libertad, Luis Eduardo Almonacid, uno de los 99 soldados regulares que, después de la toma a las bases del Ejército y la Policía Antinarcóticos de Miraflores, Guaviare, el 3 de agosto de 1998, pasaron casi tres años como ‘prisioneros de guerra’ de las Farc en condiciones infrahumanas que los marcaron para siempre.
El únicotrabajo fijo que Luis Eduardo ha tenido en su vida fueron los nueve meses de servicio militar que lo llevaron a ese combate fatídico de setenta horas, en el que –según relatan él y sus compañeros– superados en proporción de diez a uno, mal armados, mal entrenados y con un único mortero que no funcionaba, en medio de la lluvia de cilindros de la guerrilla, él y los otros 128 soldados y policías que nomurieron quedaron en manos de las Farc hasta el 28 de junio de 2001, cuando fueron liberados en medio de las negociaciones con el gobierno de Andrés Pastrana, en el Caguán.

Desde entonces, la vida de Luis Eduardo Almonacid ha sido un calvario marcado por el olvido de la sociedad y del Estado. Cuando él y sus compañeros salieron libres, los recibieron Andrés Pastrana y el general Jorge EnriqueMora en la base de Tolemaida. “Les debemos la máxima gratitud de la patria (…) El cariño de sus compatriotas los seguirá donde quiera que vayan”, les prometió el presidente. Diez años después, Luis Eduardo limpia, carga y acomoda bagres y róbalos en las neveras de la Corporación de Abastos de Bogotá. Ha sido intermitentemente repartidor de periódicos, montallantas, asistente de camionero yestibador en una bodega de vinos. Sigue tomando seis pastillas diarias de tres drogas psiquiátricas que tendrá que usar de por vida, pues fue diagnosticado, años después de haber sido dado de baja, con estrés postraumático, que retorna de cuando en cuando en ramalazos violentos. Y del cariño y la gratitud de la patria no tiene sino lo que ha logrado conseguir a través de demandas y tutelas.

Al quedarlibre, pasó ocho meses en el Batallón de Sanidad del Ejército, donde lo atendieron hasta que dieron por terminado su servicio militar obligatorio. Afirma que todo lo que le dijeron es que tenía “12 por ciento de discapacidad laboral” y que no tenía derecho a pensión (el requisito es un 75 por ciento, certificada por una junta médica) ni, en consecuencia, a servicio de salud. En 2005 puso unatutela, asediado por la depresión, el insomnio y súbitos ataques de agresividad que llevaron a su mujer, madre de Catalina, una de sus dos hijos, a dejarlo. El año siguiente, una junta médica del Ejército lo revaloró, le diagnosticó el estrés postraumático y le dieron una pensión de 822.000 pesos y un carné del servicio de salud de las Fuerzas Armadas, que certifica que tiene una discapacidad mental,razón por la que ninguna empresa ha querido contratarlo. Su madre, Luz Dary Barahona, murió un mes después de su liberación, por una diabetes que descuidó por atenderlo. Él vive hoy con su otro hijo, Brayan, que tenía cuatro años cuando salió del cautiverio, en una pieza alquilada en un barrio de Bosa, en el pobre sur de Bogotá.

Esta historia, con variaciones circunstanciales, es la misma querelataron a SEMANA muchos de esos uniformados liberados hace una década. En total, desde 1996, 420 policías y 256 militares han caído en manos de las Farc; casi todos, entre 1998 y 2000. La mayoría fue liberada en 2001. Otros 11 salieron a partir de 2008, en operaciones como Jaque y Camaleón o gracias a intervenciones como las de la exsenadora Piedad Córdoba. Hoy siguen en cautiverio seis...
tracking img