Los padres como terapeutas en autismo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2758 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
|Los Padres Como Terapeutas |Por el Dr. O. Ivar Lovaas |


En general, los resultados que se obtienen al tratar niños con modificación de conducta son alentadores y llevan a ser optimistas sobre esta forma de tratamiento para esos niños. No obstante, este enfoque tiene ciertos problemas o insuficiencias que debenidentificarse para mejorar el modelo de tratamiento. Para describir estos problemas nos basaremos esencialmente en nuestros propios datos, pero lo haremos principalmente con fines de ilustración, porque otros investigadores describen problemas semejantes relativos a una gama muy amplia de niños. Pasamos a exponer los problemas que hemos observado.
En 1973 publicamos un estudio en el que evaluamoslos efectos que habíamos logrado usando terapia de conducta con niños autistas. Obtuvimos medidas objetivas de las conductas de cada niño antes, durante y después del tratamiento. Examinamos detalladamente los registros de 20 niños autistas. Al comienzo, la mayoría de los niños tenían una grave falta de desarrollo y todos tenían un pronóstico muy bajo; en realidad, los habíamos seleccionado sobreesa base. Surgieron tres problemas principales: 1) Las mejoras obtenidas con el tratamiento eran con frecuencia específicas de las situaciones, es decir, frecuentemente sólo se podían hacer generalizaciones limitadas del entorno del tratamiento a otros entornos. 2) Las medidas de seguimiento entre uno y cuatro años después del tratamiento mostraron grandes diferencias, según fuera el entornoposterior al tratamiento. Los niños quedaban a cargo de sus padres (entrenados) mantenían las ganancias o mejoraban. 3) En la mayoría de los casos, el tratamiento procedía lentamente, requería un esfuerzo masivo que sólo podía lograrse con un personal numeroso, entusiasta y bien capacitado.
Es posible hacer varias suposiciones en cuanto a las causas por las que observamos esas limitaciones enlos efectos del tratamiento, e hicimos algunas especulaciones sobre esas posibles causas. Esencialmente, consideramos que el problema radicaba en nuestra ignorancia básica de la motivación. En términos comportamentales, esto se reduce a la cuestión de saber qué estímulos son efectivos y reforzadores normales ( estímulos de feedback , tales como el elogio y la desaprobación). Hasta donde podemosdeterminar, los niños autistas son en lo fundamental indiferentes a esos estímulos. Podríamos lograr buenos resultados con los niños autistas si pudiéramos ayudarles a comprender el valor de esos estímulos reforzadores. Sin embargo, no sabemos cómo construir reforzadores normales, ni sabemos exactamente qué estímulos son o no reforzadores para los niños normales.
Al no saber más sobre losreforzadores normales, teníamos que usar reforzadores "artificiales". Esto es, sabíamos que podíamos motivar a los niños usando alimentos y otros tipos de feedback exagerado. El uso de esos reforzadores artificiales requiere que se enseñen explícitamente al niño hasta las conductas más elementales en una gran variedad de ambientes, y que se las enseñe una gran variedad de personas
El inconvenienteprincipal del uso de estímulos motivacionales artificiales es que las conductas que se construyen usando esos estímulos quedan restringidas a los entornos en que están disponibles esos estímulos. Por consiguiente, tanto el proceso de aprendizaje como el mantenimiento de lo que se aprende tenían que estar controlados o supervisados de alguna forma.
Los datos de seguimiento, acordes con estasespeculaciones, indicaron claramente que los niños cuyos padres habían sido entrenados para aplicar terapia de conducta seguían mejorando después de que nosotros dejáramos de tratarles, mientras que los niños que eran enviados a instituciones o casas de adopción con padres no entrenados registraban regresiones. Los datos correspondían a 13 niños sobre los que teníamos datos de seguimiento...
tracking img