Los pecados

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 37 (9039 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cruzada del Rosario………………………………………………………………..2
Mercaba……………………………………………………………………………3
Catequesis Juan Pablo II ………………………………………………………….21
Catecismo de la Iglesia Católica ………………………………………………….24

Cruzada del Rosario
Hoy concluimos la publicación de los comentarios sobre el Credo o Símbolo de los Apóstoles, en cuyas verdades debemos creer con Fe sincera, no por la palabra de los hombres, sinoporque han sido reveladas por Dios y nos son transmitidas por su Iglesia infalible.
El décimo artículo del Credo nos enseña que Jesucristo ha dejado a su Iglesia el poder de perdonar todos los pecados, por muchos y graves que sean, porque Él le ha dado plena potestad para atar y desatar.
Los que en la Iglesia ejercen la potestad de perdonar los pecados son, en primer lugar, el Papa, que es elúnico que posee la plenitud de ese poder; luego los Obispos y en la dependencia de éstos, los sacerdotes.
La Iglesia perdona los pecados por los méritos de Jesucristo, confiriendo los sacramentos instituidos por Él con este fin, principalmente el Bautismo y la Penitencia.
EL PERDÓN DE LOS PECADOS
El Credo cristiano, en su estructura trinitaria, sitúa el perdón de los pecados como explicitación dela fe en el Espíritu Santo en la Iglesia. El amor de Dios, Padre misericordioso, que ha reconciliado al mundo consigo, por la muerte y resurrección de Jesucristo, ha enviado el Espíritu Santo a la Iglesia para hacer presente y actual esta obra en el perdón de los pecados. Así lo recoge la fórmula de la absolución del sacramento de la Penitencia:
Padre misericordioso, que reconcilió consigo almundo por la muerte y la resurrección de su Hijo y derramó el Espíritu Santo  para la remisión de los pecados, te conceda, por el ministerio de la Iglesia, el perdón y la paz.
El pecado, vivido en la presencia de Dios Padre, reconocido a la luz de Cristo y confesado bajo el impulso del Espíritu Santo, se convierte en la Iglesia en acontecimiento de celebración de la Buena Nueva. El encuentro conCristo lleva al cristiano a verse a sí mismo, en su ser y en su actuar, como creación de Dios y como recreación en el Espíritu. Así su fe es acción de gracias por el don de la vida, confesión de la propia infidelidad frente a la fidelidad del amor de Dios, que no se queda en la tristeza o en el hundimiento por el sentido de culpabilidad, sino que se hace canto de glorificación a Dios, confesión de fe,celebración del perdón.
Para indicar cuál era el provecho de la confesión del Credo, nuestros Padres dijeron: «el perdón de los pecados». Con ello no se refieren a una remisión simple, sino a la completa destrucción del pecado, como cuando dice Cristo: «Este es mi cuerpo, que rompo por todos para el perdón de los pecados» (Mt 26,26-28), es decir, para que éstos sean borrados. Por eso dice SanJuan: «He aquí el Cordero de Dios, que quita los pecados del mundos (Jn 1,29). Esto se cumplirá plenamente en el mundo futuro, pero hemos de creer que ya ahora por la comunión de los Sagrados Misterios son absolutamente cancelados nuestros pecados, pues Cristo dice: «Esta es mi Sangre, que ha sido derramada por vosotros para el perdón de los pecados» (Mt 26,26-28)1.
Perdón y pecado, en este orden,forman parte de la experiencia cristiana, de modo que integran la confesión de fe de la Iglesia. Por eso el Símbolo profesa: Creo en el perdón de los pecados.
 
1. El perdón
El perdón de los pecados es una de las manifestaciones del Espíritu Santo, que prolonga y actualiza la obra de Cristo en la Iglesia. La resurrección de Cristo se hace presente en la Iglesia creando, mediante el EspírituSanto, la «comunión de los santos», es decir, la comunión de los que viven del «perdón de los pecados». El perdón de los pecados cobra, en la profesión de fe, un significado sacramental. Se vive en el bautismo y en la penitencia, «segundo bautismo».
El Apóstol dijo: «Purificad la levadura vieja, para ser masa nueva, pues sois ázimos» (1 Cor 5,7). Y esto, porque la Iglesia entera toma sobre sí el...
tracking img