Los principios nunca se negocian

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (890 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los principios nunca se negocian


Del agudo pensador francés Voltaire es este pensamiento: "Los que creen que el dinero puede hacer cualquier cosa, terminan por hacer cualquier cosa por dinero".Así es y en esa trampa caen aquellos que se tuercen con una conciencia elástica que les permite acomodar la ética según su conveniencia. Son personas muy ricas en ambición y muy pobres en valores, muycerca del dinero o el poder y bien lejos de Dios y del amor. El eclipse ético no es solo nacional y un libro reciente analiza bien sus causas y sus posibles soluciones en el mundo: Superando lacorrupción, del estudioso Bertrand de Speville (Editorial Planeta). Lo más importante en el anhelo de ser transparentes es tomar conciencia de que el virus de la deshonestidad no ataca únicamente a lospolíticos corruptos, sino a toda una sociedad que, en mayor o menor grado, le vende el alma al diablo, se salta las normas con frescura, piensa solo en el bien individual a costa del bien común y estolerante con los 'vivos' o cómplice de los mismos. A Nelson Mandela le ofrecieron mucho dinero para que renunciara a su liderazgo en contra del apartheid y él dijo una frase que debería grabarse en todaslas mentes: "Los principios y los valores nunca se negocian". La falla es que la conciencia de alguien sin bases firmes sí tiene precio, cree que sus actos quedarán impunes y olvida que, a la larga,siempre se recoge lo que se siembra. La verdad es que se requiere una estrategia nacional a favor de la honestidad y que elimine la corrupción. Esta estrategia solo tiene éxito con el compromisodecidido de todos los sectores: gobierno, líderes cívicos, empresariales y religiosos; padres de familia y comunicadores, docentes y toda la comunidad. Los imposibles se hacen posibles cuando una sociedadtoma conciencia y busca algo con pasión. Los cambios logrados en Bogotá y otras ciudades con la cultura ciudadana son un buen ejemplo de la alquimia que se puede hacer. Zanahoria y garrote Las dos...
tracking img