Los retos de los abogados indianos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 55 (13540 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 20 de octubre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los retos de los abogados indianos ante la naturaleza ilegítima de las juntas de 1810 Armando Martínez Garnica Universidad Industrial de Santander Bucaramanga, Colombia La ilegalidad de las juntas Desde la ciudad de Popayán, un anónimo “observador buen patriota” remitió el 20 de agosto de 1810 a un amigo cartagenero una misiva 1 sobre los acontecimientos acaecidos en la capital del Nuevo Reino deGranada un mes antes. Comprometido sólo por la amistad, se propuso en ella exponer con “sencillez, franqueza e ideas liberales” unas reflexiones sobre la supuesta facultad que había tenido la Junta de Santa Fe para deponer a los oidores de la Audiencia y al virrey Antonio Amar y Borbón, declarando además que en ella “habían recaído las funciones del anterior gobierno con respecto a todo elvirreinato”. En circunstancias normales, opinó, ninguna ley autorizaba a un pueblo para separar de su empleo a un funcionario público, dado que su nombramiento “es una prerrogativa de la Soberanía, cualquiera que ella sea en su forma, pues sólo de esta fuente puede emanar una legítima jurisdicción”. Sin embargo, en las circunstancias extraordinarias que se vivían, en las que un Rey había sido cautivado“contra todo el derecho de las naciones”, era posible que las opiniones y los intereses de los diversos pueblos de la Monarquía se dividieran hasta el punto que la desconfianza permitiera que se privara de sus funciones a algunos empleados. En la “crisis tan nueva en la historia de las revoluciones” que había acaecido podía entenderse que la junta santafereña argumentara contra “la injusta ytiránica conducta de los funcionarios públicos” para justificar la deposición del virrey y de la audiencia, pero era imposible creer en su supuesto derecho supremo a tener autoridad “sobre los pueblos grandes y generosos del Reino por sólo la autoridad y voto de aquel vecindario”. Esta pretensión era ridícula, como no tenía fuerza alguna la impugnación que hacía esa junta de la que se había instalado enSevilla durante el mes de mayo de 1808, pues no se podían censurar las faltas ajenas cuando al mismo tiempo se arrogaba una autoridad sobre las demás provincias “sin haber precedido su voto y formal representación”. Hasta 1810 todo el Virreinato tenía relaciones políticas con la ciudad de Santa Fe y estaba ligado a su gobierno, simplemente “porque su autoridad emanaba de legítimos soberanos”. Peroahora, cuando el pueblo de esa ciudad había variado el anterior arreglo por sí mismo, se habían terminado “los enlaces forzosos que nos sujetaban a la autoridad del gobierno, y no hay en el día quién pueda imponer yugo a las provincias”. En su sencilla opinión, la Junta de Santa Fe apenas era un cuerpo municipal con capacidad de decisión sobre los intereses de su distrito en la crisis política,pero “nada más puede ostentar, y mucho menos suponer refundidas en sí todas las facultades del anterior gobierno”. Si ella opinaba lo contrario era porque creía a las provincias “demasiado ignorantes y apáticas para que desconozcan sus derechos”, pese a que ellas tenían “los medios de su propia seguridad y prosperidad con razón a sus intereses”. Para que el nuevo sistema establecido en la capitalfuese legal tendrían que haberse reunido previamente “los hombres buenos de todas las provincias, para que por la voluntad general se decidiesen unas materias de que penden
1

Anónimo: “Observaciones que le comunica un amigo a otro que le pregunta [sobre] la actual situación del Reino, el 20 de agosto de 1810”. En Gómez Hoyos, Rafael: La revolución granadina de 1810. Bogotá: Temis, 1962, tomo II,pp. 205-211.

1

nada menos que la seguridad y felicidad de todo el Reino”, conforme a la consulta de “nuestras leyes constitucionales” que en estos casos mandaban que “ninguna materia ardua y grave puede decidirse sin consejo y deliberación de los procuradores de las villas y lugares del Reino, reuniéndose en Cortes de los tres estados”. Tan “quijotesca” había sido la pretensión de...
tracking img