Los titanes de mi tierra

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3713 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Entre tanto en Cora, Jorge paseaba, para su suerte perdido, al no encontrar la dirección de la vivienda donde habitaba un tío lejano, el cual era primo hermano de su madre.
De pronto, como si se tratara de magia, un hombre apareció de la nada., cuando Jorge giro por un momento, verificando el nombre de las calles, y Jorge al ver que no encontraba la vivienda, sabia que no podía desaprovecharesta oportunidad, así es que, sin perder más tiempo, fue a preguntarle al hombre donde quedaba la dirección.
Amablemente, el hombre accedió a decirle donde quedaba el lugar, y felizmente este no quedaba tan lejos, como Jorge se lo había imaginado. Después d agradecer el tan amable gesto, Jorge emprendió la caminata hasta allá esperando, que su tío siga vivo, porque hace tiempo no había dado señalesde vida.
Entonces nuevamente como si se tratara de magia, el hombre desapareció de la vista, y eso que solamente, Jorge giro por un momento la vista.

- Vaya si que en este pueblo, ocurren cosas muy extrañas- añadió Jorge.
Entonces de pronto una voz muy lejos se escucho.
- Realmente, ¿usted cree que eso es extraño?
Jorge miraba a todos los lados, queriendo saber quien estaba hablando.
-Porque si es así, usted esta en un gravísimo error.
En esta ocasión, las palabras se escucharon en mediana distancia, como si estaría acercándose hacia Jorge. Mientras él muy preocupado, al no ver ha nadie, pensaba que se estaba volviendo loco.
- El pueblo de Cora, esconde tantos secretos que, mínimo uno tendría que vivir tres veces para poder conocerlos todos.
Muy preocupado por lo último Jorge,debido a que, las palabras estaban muy cercas de él esta vez.
- ¿Quisieras conocer todos los secretos de Cora?
Ahora, Jorge estaba muy nervioso, no había nadie a la vista, y de un momento a otro él comenzó a sudor frió, las palabras estaban muy, pero muy cerca.
- Ya carajo, no se quien esta hablando eso, pero si es hombre, mínimo que me de la cara- indico Jorge.
Inesperadamente una sensaciónde escalofrió recorrió todo el cuerpo de Jorge, cuando él sintió que algo se había apoyado en su hombro derecho.
-¿Qué podría ser?- se preguntó a si mismo Jorge.
Jorge desde pequeño había escuchado cuentos, la mayoría de esos provenían de zonas agrícolas de la sierra, y los cuales lo asustaban hasta los tobillos, ya que en estos intervenían principalmente duendes y brujas.

- Y, ¿qué me dices?¿Te atreves a conocer todos los secretos de Cora?

El pelo de Jorge se erizo lo bastante para confundirlo con un puercoespín, la voz ahora, se encontraba junto a él.
Jorge sabia si que volteaba a ver que se le había colgado al hombre, en el instante sabría quien, o que estaba allí, pero Jorge no se atrevía, porque la voz se había sentido fría y con un aire de terror.
- Vamos, no tengasmiedo, contéstame- otra vez la voz.
¿Qué podría hace Jorge en ese caso? ¿Voltear quizás? Esas preguntas rondaban incesantes la cabeza de Jorge, las cuales no le dejaban pensar en otras cosas.
Entonces Jorge tomo la decisión de acabar con todo este suspenso y girar.

- ¡BUH!-

Jorge a consecuencia de lo ultimo, se cayo al suelo, preocupado de su situación, pero en el momento que levanto la vista,para saber que lo había asustando, para su sorpresa, no era más que unos niños, jugando a los fantasmas, y la voz tétrica se debía porque el uno de los niños acondiciono un papel como megáfono, y además retardando su voz.
Jorge se levanto, un poco enojado por todo lo que le hicieron pasar; desde su interior, Jorge quería sacarles la mugre a esos niños, pero al ver que la intención de aquellosniños no era mala, en el fondo, decidio no descargar su ira en unos pequeños, que quizas por la vida que llevan en estas tierras, donde todo es sembrar, cosechar y criar toros, querían algo nuevo.
Jorge se sacudió la ropa por el polvo, recogió su maletín, el cual dejo caer, cuando fue asustando por los niños, y empezó nuevamente a avanzar.

- Señor-
Uno de los niños, ahora sin el megáfono de...
tracking img