Los tomates no saben a nada

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3869 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Proyecto Iberoamericano de Divulgación Científica Comunidad de Educadores Iberoamericanos para la Cultura Científica

LOS TOMATES YA NO SABEN A NADA

REFERENCIA: 1ACH13

Los retos de la salud y la alimentación

1

32

vida&artes
Los tomates ya no saben a nada
Los productos de la agricultura intensiva tienen similares nutrientes a los ecológicos, pero han perdido el buen gustoCARMEN MORÁN
Los tomates que comemos la mayoría del año saben a lo mismo que huelen las nubes. O esa lechuga, envuelta en plástico para no desmerecer lo que va dentro. En los países más avanzados se come a la carta todo el año, incluso hay quien presume de llevar una dieta saludable porque la basa en verduras, frutas, legumbres. Pero, con la pérdida del sabor, ¿no se habrán ido también losnutrientes? Muchos estudios han entrado a esclarecer esta cuestión, el último reseñable publicado hace unos días en el Reino Unido, por la Agencia de Seguridad Alimentaria (FSA, en sus siglas inglesas), cuya primera conclusión ha levantado polvareda en el sector de la agricultura ecológica: sostiene que no hay diferencias significativas entre los alimentos orgánicos (ecológicos) y los de la agriculturaconvencional. Estos últimos son los que se ven en cualquier mercado urbano, procedentes de explotaciones agrícolas intensivas, con su calendario fitosanitario en orden. Un modelo productivo y comercial que permite comer tomates todo el año, por ejemplo. Incluso los ecologistas pueden admitir que dos naranjas, una convencional y otra ecológica podrían tener similares nutrientes, pero se quejan de estosestudios porque, dicen, soslayan el debate principal para la salud: los residuos químicos presentes en los alimentos que han sido tratados con fitosanitarios; y otras dos cuestiones clave para el medio ambiente: el uso abusivo que esquilma los suelos fértiles y los transportes a grandes distancias. María Dolores Raigón es catedrática de Edafología y Química Agrícola en la Universidad Politécnicade Valencia. Sus estudios comenzaron hace años analizando los suelos de la huerta valenciana. “Observamos que habían perdido muchos nutrientes y pensamos que, por lógica, las frutas y verduras podrían estar sufriéndolo también”. Tras algunas investigaciones científicas, afirma que hay diferencias entre unos productos y otros, “en el potasio, el hierro, el calcio, las vitaminas”. Pero las mayoresdiferencias, asegura, se encuentran en las sustancias antioxidantes, “sobre todo en los polifenoles”. No se trata de nutrientes, pero estos elementos “son más que recomendables para la salud”. La planta genera polifenoles como un mecanismo de defensa, cuando se ve sometida a cierto estrés, falta de agua en algún momento, por ejemplo, “o un simple insecto que merodee por allí”. Pero si esa mismaplanta se cría como flor de invernadero, con todos los cuidados, no desarrolla defensas y, por tanto, ni hablar de polifenoles, que son los que contribuyen a “retrasar el proceso de oxidación y prevenir enfermedades”. ¿Están de acuerdo con eso en Monsanto, una gran multinacional puntera en biotecnología agrícola? “Cualquier estrés en la planta influye en los niveles de producción y en su desarrollo ynecesitamos producir alimentos para una población creciente”, afirma el director de Biotecnología para España y Portugal de esta empresa, Carlos Vicente. Y no entra en los polifenoles. Hay hambre, viene a decir, y eso es prioritario. Entre paliar el hambre y comer insípidos pepinos en noviembre debe haber un punto intermedio. ¿Es necesario que las hortalizas no sepan a nada? Hace 10.000 años,cuando el hombre abandonó su nomadismo recolector y pasó a vivir de la agricultura, dio inicio la domesticación de las plantas. Su selección, a ojo de buen cubero, apartando los mejores higos, las calabazas más gordas y las espigas más vistosas, ha supuesto una enorme manipulación genética natural que ha conseguido, por ejemplo, que ciertas hortalizas se desprendan de su lado más amargo o incluso...
tracking img