los tres cerditos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (578 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de agosto de 2013
Leer documento completo
Vista previa del texto
Había una vez tres cerditos que eran hermanos y cuando ya eran grandes decidieron irse a vivir solo sin sus papas
Pancho, que era el más grande les dijo a sus hermanos que sería bueno que sepusieran a construir sus propias casas para estar protegidos. A los otros dos les pareció una buena idea, y se pusieron manos a la obra, cada uno construyo su casita.
¡La mía será de paja! – dijo Jamy elmás pequeño-, la paja es suave y se puede sujetar con facilidad. Terminaré muy pronto y podré ir a jugar.
Juancho, el hermano mediano decidió que su casa sería de madera:
– Puedo encontrar unmontón de madera por los alrededores, – dijo a sus hermanos, – Construiré mi casa rápidamente con todos estos troncos y también me iré a jugar.

Pancho decidió construir su casa con ladrillos.
– Aunqueme cueste mucho esfuerzo, será muy fuerte y resistente, y dentro estaré a salvo. Le pondré una chimenea para asar las bellotas y hacer caldo de zanahorias.

Cuando las tres casitas estuvieronterminadas, los cerditos cantaban y bailaban en la puerta, felices por haber acabado con el problema.
Cuando de repente detrás de un árbol grande apareció el lobo, rugiendo de hambre y gritando: –Cerditos, ¡me los voy a comer!
Cada uno se escondió en su casa, pensando que estaban a salvo, pero el Lobo Feroz se encaminó a la casita de paja del hermano pequeño y en la puerta aulló: – ¡Cerdito, ábremela puerta!
– No, no, no, no te voy a abrir. – dijo Jamy
– Pues si no me abres… ¡Soplaré y soplaré y la casita derribaré! Y sopló con todas sus fuerzas, sopló y sopló y la casita de paja se cayó.El cerdito pequeño corrió lo más rápido que pudo y entró en la casa de madera del hermano mediano. – ¡Quién teme al Lobo Feroz, al Lobo, al Lobo! – ¡Quién teme al Lobo Feroz, al Lobo Feroz! –cantaban desde dentro los cerditos muy asustadizos.
De nuevo el Lobo, más enfurecido que antes al sentirse engañado, se colocó delante de la puerta y comenzó a soplar y soplar gruñendo: – ¡Cerditos,...
tracking img