Los verbos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (689 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La cosa en la ventana
Aquella noche Antón se había quedado solo en casa. Antes de acostarse fue a la cocina
a tomar un zumo. Cuando regresó a su habitación, notó un extraño olor a moho, parecidoal olor del sótano, y también sintió como si se hubiera quemado algo. Entonces, Antón
oyó un extraño crujido que parecía venir de la ventana y creyó ver detrás de las cortinas
una sombra que seperfilaba en la clara luz de la luna. Muy lentamente, temblándole
las rodillas, se aproximó de puntillas. De repente se quedó parado: en el alféizar, delante
de los visillos que flotaban con lacorriente de aire, había algo sentado y lo miraba
fijamente. A Antón se le erizó el pelo y se le heló la sangre en las venas. ¡La cosa
de la ventana era peor que King Kong, peor que Frankenstein y peorque Drácula!
¡Era lo más espantoso que Antón había visto jamás! A la cosa parecía divertirle ver
temblar a Antón, pues hizo con su gigantesca boca una mueca horrorosa que dejó
completamente aldescubierto unos colmillos puntiagudos.
–¡Un vampiro! –gritó Antón. Y la cosa contestó con una voz de ultratumba:
–¡Sí, señor, un vampiro! ¿Tienes miedo?
Y de un salto entró en la habitación y secolocó delante de la puerta. Antón
no podía articular palabra.
–¡Te veo bastante flojucho! De ti no hay mucho que sacar, creo yo –dijo el vampiro
mientras lo examinaba–. ¡Como tú seguramente sabes,nosotros
nos alimentamos de sangre!
–Yo tengo una sangre muy ma… mala –tartamudeó Antón–.
Siempre estoy tomando pa… pa… pastillas.
–¡Siéntate! –ordenó bruscamente el vampiro.
Antón obedeció y elvampiro empezó a andar de un lado a otro
de la habitación, diciendo:
–¿Y qué hago yo ahora contigo?
–Pues podríamos escuchar discos –dijo Antón para intentar tranquilizar al vampiro.
–¡No! –gritóel vampiro.
–O jugar al «endemoniado».
–¡No!
–¿Quieres ver mis postales?
–¡No, no y otra vez no!
–Pues entonces no se me ocurre nada –dijo muy desconcertado Antón.
Mientras, el vampiro había...
tracking img