Luces y sombras del romanticismo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4003 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LUCES Y SOMBRAS DEL ROMANTICISMO

LEONARDO ROMERO TOBAR | UNIVERSIDAD DE ZARAGOZA

«Romanticismo» es palabra referida a una categoría historiográfica que, generada en el ámbito de la teoría y la escritura literarias, sirve para designar un gran movimiento cultural que, desde finales del siglo XVIII, se extendió a través del mundo occidental. Sus propios protagonistas discutieron con ardorsobre su naturaleza y características, un debate que se prolongó a o largo del siglo XIX y alcanza hasta nuestros días, pues no en vano lo que ahora se denomina «post-modernidad» tiene una última dependencia de lo que fuera el Romanticismo. Esta circunstancia explica que la producción bibliográfica relacionada con el Romanticismo sea de una amplitud difícilmente abarcable y que se le hayan dedicadorepertorios informativos y revistas especializadas de carácter internacional y nacional. Haciendo pie en algunos trabajos de las últimas décadas ofrezco en las páginas que siguen una síntesis apretada de alguna de las características básicas de este movimiento con la finalidad de articularlas en su engarce diacrónico con la cultura histórica previa —la Ilustración— y dar razón de ellas a partir desu doble vertiente de aportación positiva a la marcha del proceso histórico y su oscura dimensión de fuerza retardataria. En los preliminares de un libro que he publicado recientemente (Romero Tobar, 2010, pp. 7-129), he presentado el contraste entre la radiante luminosidad de la poesía característica de la Ilustración («lira de marfil») con las sombrías asociaciones que habitualmente suelenaflorar cuando se habla de la poesía romántica («lira de ébano»). Con esa disparidad no perseguía establecer ninguna ruptura entre la cultura de la Ilustración y la del Romanticismo, sino que, como expongo en las páginas aludidas, mi propósito era entonces y es aquí subrayar el tejido de fracturas y continuidades que se dieron entre las dos épocas para trasladar la imagen de las luces y las sombrashacia la explicación del Romanticismo y, singularmente, en lo que este gran movimiento tuvo de naturaleza peculiar en el caso de la cultura hispana. Dejo, pues, fuera de discusión el viejo debate relativo a la tesis de la sima insalvable que separó a la Ilustración del Romanticismo y, posterior-

[ 217 ]

LEONARDO ROMERO TOBAR

mente, al Romanticismo del movimiento que, a partir de mediadosdel XIX, se denominaría Realismo, así como tampoco abordo la tesis contraria, según la cual el Romanticismo no fue sino una hipertrofia radical de determinados componentes ideológicos y emocionales de la cultura dieciochesca. Entre otros muchos estudiosos, Lilian Furst (1969a; 1969b) para las literaturas occidentales en general y yo mismo para la española (Romero Tobar, 1994, pp. 89-112) hemosseñalado la heterogeneidad de los diversos «romanticismos» locales entre sí, heterogeneidad salvada por su coincidencia en la innovación básica que introdujo la vivencia de la «imaginación creadora». Desde esta orientación exegética se hace posible la visión del Romanticismo como el momento fecundo que generaría, en dialéctica tensión con la cultura ilustrada, el universo histórico que conocemos bajo eltítulo genérico de «Modernidad». No entro, por lo tanto, en la ya clásica tesis que admite una permanencia constante de «lo romántico» desde la más remota Antigüedad, ya que el enfoque que siempre me ha interesado es el que sitúa el Romanticismo en un marco histórico muy determinado como es el del traspaso del siglo XVIII al siglo XIX y su vigencia durante esta segunda centuria. Así pues, desdehace años la historiografía literaria tiene establecido un acuerdo que establece cómo en los años finales del XVIII y primeros del XIX se produjo en Alemania e Inglaterra un modo de pensar y una forma de escribir de radical novedad1 que fueron denominados por sus propios cultivadores con el término Romanticismo2. El fenómeno, como es bien sabido, tuvo una expansión en todas las direcciones de la...
tracking img